¡DESPÍDETE DE TU OSCURA COCINA!

La cocina es una de los rincones con más actividad y vida de todo el hogar, en ella se comparten y generan momentos inolvidables. Por ello vamos a compartir contigo algunas claves para que tu cocina tenga la mejor luz posible.

Combina la luz natural con la artificial

Proyecta la luz natural, distribuyéndola de forma provechosa para que potencies su circulación.

Ilumina la encimera

Ya que es la superficie de trabajo más utilizada, necesita una buena y correcta iluminación, para esto debes dársela desde la parte inferior de los armarios o muebles mas altos, así obtendrás una superficie iluminada sin sombras a diferencia de cuando la luz llega desde el techo.

Elige materiales que reflejen luz

La luz rebota y se multiplica en materiales como el cristal, el acero, los tonos blancos y los lacados.

Combina intensidades lumínicas

Puedes separar espacios con las intensidades de luz y entregarles su propio carácter, crea zonas más cálidas a través de una iluminación indirecta, zonas con mas carácter utilizando las luces para decorar y áreas de trabajo mediante tecnología LED.

Más cristal, más luz

Sustituye una de las paredes por tabiques de cristal o una puerta de este material, inundarás de luz la cocina y generarás una gran sensación de amplitud.

Electrodomésticos de acero inoxidable

Úsalos como "espejos" de la luz, cualquier pequeño detalle cuenta a la hora de sumar claridad a la cocina.