LOS 15 PRINCIPIOS DE MARÍA MONTESORI PARA EDUCAR NIÑOS FELICES

Como padres uno de las cosas que más buscamos, es que nuestros niños sean felices, pero muchas veces nos preguntamos cómo conseguirlo de manera correcta sin malcriarlos ni castigarlos.

María Montessori, pedagoga italiana que renovó la enseñanza desarrollando un particular método, dirigido especialmente a niños en la etapa preescolar, se basa en el fomento de la iniciativa y capacidad de respuesta del niño a través del uso de un material didáctico especialmente diseñado. El método propone una gran diversificación del trabajo y la máxima libertad posible, de modo que el niño aprenda en gran medida por sí mismo y al ritmo de sus propios descubrimientos.

A continuación, podrás descubrir los 15 principios que ella consideraba fundamentales para poder educar a niños felices.

  1. 1. Recuerda siempre que los niños aprenden de lo que les rodea. Sé su mejor modelo.

  1. 2. Si criticas mucho a tu hijo, lo primero que aprenderá es a juzgar.

  1. 3. En cambio, si lo elogias con regularidad, él aprenderá a valorar.

  1. 4. ¿Qué ocurre si le muestras hostilidad al niño? Él aprenderá a pelear.

  1. 5. Si se ridiculiza al niño de modo habitual será una persona tímida.

  1. 6. Ayuda a que tu hijo crezca sintiéndose seguro a cada instante, será entonces cuando aprenda a confiar en los demás.

  1. 7. Si desprecias a tu hijo/niño con frecuencia, se desarrollará un sentimiento muy negativo de culpa.

  1. 8. Propicia que tu hijo vea que sus ideas y opiniones son siempre aceptadas, con ello conseguimos que se sientan bien ellos mismos.

  1. 9. Si el niño vive en una atmósfera donde se siente cuidado, integrado, amado y necesario, aprenderá a encontrar amor en el mundo.

  1. 10. No hables mal de tu niño/a, ni cuando está cerca ni cuando no lo está.

  1. 11. Concéntrate en que tu hijo está creciendo y desarrollándose de modo óptimo, valora siempre lo bueno del niño de tal manera que no quede nunca lugar para lo malo.

  1. 12. Escucha siempre a tu hijo y respóndele cuando él se acerque a ti con una pregunta o un comentario.

  1. 13. Respeta a tu hijo aunque haya cometido un error. Apóyalo. Lo corregirá ahora o quizá un poco más adelante.

  1. 14. Debes estar dispuesta a ayudar a tu niño si busca algo, pero debes también estar dispuesto a permitir que encuentre las cosas por sí solo.

  1. 15. Cuando te dirijas a tu hijo, hazlo siempre de la mejor manera. Ofrécele lo mejor que hay en ti misma.

“Cuando un niño se siente seguro de sí mismo, deja entonces de buscar la aprobación de los adultos a cada paso.”

-María Montessori-