JARDÍN MALLINKRODT, BAR CON UN CONCEPTO HIT

Hace un tiempo que los food truck se han convertido en protagonistas de muchos eventos en la capital, desde matrimonios hasta ferias gastronómicas como Mastica, Feria del Sanguche, Ñam, entre tantos otros. Este concepto fue recogido por Jardín Mallinkrodt, el denominado Bar de moda del verano 2017 y está en ubicado en la calle del mismo nombre en Bellavista.

Pese a ser un espacio amplio, de aprox. 500 metros, es muy acogedor, decorado tipo lounge, con muchos espacios agradables. En general tiene mesas de madera para 4 personas o mesones y banquetas para grupos o compartir con otros, también tiene un sector muy lindo con espacios tipo living, ideales para reunirse con amigos. Tiene mucha vegetación y algunos muebles de mimbre que lo hacen un lugar cálido.

Para comer, el concepto es elegir entre lo que ofrecen los distintos food truck. Las opciones están en la carta por lo que no tienes que pararte y simplemente te lo llevan a la mesa desde el carro que elegiste. Cuando fuí había 5 carros distintos con opciones muy variadas de comida, entre thai, waffles, sanguches, pizzas y hamburguesas, a precios muy razonables (entre 3.500 y 6.000). Los food trucks van rotando mes a mes, lo cual es otro HIT, ya que puedes ir al mismo lugar con variación de cartas constante.

Nosotras éramos 3 y decidimos pedir de distintos lugares, y ninguno de ellos decepcionó, yo recomiendo si está ese carro cuando vayas, un sandwich de Sancho Panza denominado “lechón pituco”, delicioso cerdo ahumado con chucrut de repollo morado, tomate, rúcula y mayo merkén, estaba exquisito.

Es muy buena idea el que puedas pedir distintos tipos de comida en un mismo lugar, además de la variedad, tiene una carta grande, el que cada uno de ellos es especialista en lo que hace, por lo que acá tienes esa opción. El contra? Solo por tratarse de distintos camiones de comida, no todos los platos llegan al mismo tiempo, por lo que dependiendo el plato a alguno probablemente le tocará comer antes o después.

También hay una gran barra, que es lo permanente del Bar, ya que la comida va cambiando, la que tiene desde opciones para compartir, como sangría (estaba excelente), clery o ponche de pisco entre otras opciones. Además de una carta de trago bastante variada.

Pese a tener un sector techado, no me queda claro cómo será el tema en invierno, ya que su principio es ser una gran terraza, pero para las tardes de otoño aún es posible ir y disfrutar de este lugar.

COLABORADOR HIT

Carla Quiroga Morales

@locomidoyloviajado