EL DESAYUNO QUE NO PODRÁS DEJAR DE COMER

Una de las comidas más importantes del día es el desayuno, es por eso que hay que darle la importancia que se merece. Mi comida favorita en las mañanas es la granola. Es muy nutritiva y sana y lo mejor de todo es que es realmente fácil de hacer. Llevo años buscando la receta perfecta y en base a prueba y error, creo que di con ella. Espero que les guste!

Tiempo de elaboración: 40 minutos

Ingredientes

  • 2 tazas de avena

  • 1 ½ tazas de almendras picadas

  • 1 ½ tazas de semillas de girasol

  • ½ taza de aceite vegetal

  • ¾ taza de miel (entre más natural mejor)

  • ½ cucharada de extracto de vainilla

  • ¼ cucharadita de extracto de almendra

  • ¾ cucharada de canela

  • Una pizca de clavos de olor

  • ¾ cucharadita de sal

  • 1 taza (o más) De cualquier fruta seca - pasas, higos, ciruelas, dátiles, damascos, etc.

  • Cualquier otra semilla de tu gusto (En esta oportunidad le agregué coco y pistachos, realmente rico!)

Preparación

1. En un bowl, mezcla la avena, las almendras y las semillas.

2. Combina el resto de los ingredientes (excepto la fruta) en un sartén. Calienta hasta que se vuelva acuoso.

3. Vierte la mezcla de los aceites sobre los ingredientes secos. Revuelve hasta que todos los ingredientes estén humedecidos.

4. Extiende la mezcla en una bandeja grande para hornos y cocina por alrededor de 20 minutos a 170C. Remueve cada 5 minutos para que se tueste uniformemente.

5. Transfiere a un tazón grande para que se enfríe. Revuelve de vez en cuando para que no se pegue.

6. Agrega los frutas deshidratadas y listo! Ya tendrás tu desayuno de campeones.