UN AMBROSÍA BOUTIQUE

Carolina Bazán sin duda debe ser de las mejores chef de Chile, no en vano ha sido merecedora de una infinidad de premios nacionales y extranjeros, como chef del año, chef revelación, a actualmente estar N°20 dentro de Latin Americas's 50 Best Restaurants, uno de los premios más importantes del mundo y en el que solo hay otro restaurant chileno que lo antecede, Boragó (N°4).

Conocí su cocina hace unos años cuando el Ambrosía estaba en el centro y era un lujo poder arrancarse a almorzar a él. La delicadeza de sus preparaciones, sabores cuidados y combinaciones novedosas hace para mí que Ambrosia sea por lejos uno de los lugares que recomiendo cuando alguien me pregunta dónde ir a comer.

A su restaurant en calle Pamplona en Vitacura sumó una nueva propuesta, Ambrosía Bistró, un verdadero Bistró por su tamaño, no como tantos otros que usan ese nombre. Se podría definir como un restaurant Boutique, por su tamaño, calidez y atención personalizada, también mucho más moderno y relajado. Siempre hay alguien atento a tus requerimientos o proponiendo y explicando pacientemente cada uno de sus platos. Tiene sólo 3 mesas y una barra que debe tener 8-10 puestos. Está ubicado en lo que ya está siendo como el hemiciclo gourmet de Providencia, vecino al Le Bistrot, Baco y Rivoli, otros destacados.

El lugar tiene mucha onda pese a su tamaño, su decoración es preocupada y optimiza el espacio, y lo mejor es que junto a la barra está detrás la cocina por lo que puedes ir mirando como realizan las distintas preparaciones. Esa vez reservé una mesa, pero la próxima espero ir a la barra ya que es una propuesta que de a poco nos estamos acostumbrando y que es muy entretenida, en especial acompañada con música y ambiente, dos elementos que el lugar tiene de sobra.

A tu llegada, un delicioso pan con mantequilla de ostras, que en mi caso acompañaron un pisco sour peruano que podría haber estado mucho mejor. Su carta compuesta por entrantes, platos de fondo y postre, ofrece en todas sus versiones la opción “media” lo que te permite probar por ejemplo dos entradas al precio de una en el otro Ambrosia. Los entrantes y fondos van entre los 12 y 15 mil y los “medios” entre 7 y 9 mil.

La carta es acotada en cuanto a platos, pero variada entre sus opciones y propuestas. Para comenzar hay 5 entradas, “pica pica”, para probar más, pedí dos “medias” entradas, erizos sobre puré de pallares primero, una combinación novedosa pero bastante atractiva, pero el pulpo se robó el inicio de la comida, estaba simplemente delicioso.

Dentro de sus fondos, también 5: una ensalada, entraña, pecho de cerdo, pasta y pescado, fue difícil decidir. Dos de ellos son “variables”, el pescado del día, que cuando fui era atún y se veía espectacular y una pasta del día, que fue la que pedí sin equivocarme, fueron unos Spaghetti con gorgonzola, que es un queso exquisito, y carne mechada, deliciosos, sabrosos y con un sabor final que me traía a la mente anís, simplemente perfectos. Pero volveré seguro por la entraña que venía con hongos y cebolla, si es que la carta no cambia antes que vuelva, ya que me señalaron que casi varia semanalmente. Todo acompañado por el vino que me recomendara la sommelier Rosario Onetto, hicieron de esta primera visita a Ambrosía Bistró una excelente experiencia.

Funciona de martes a sábado, y como el lugar es pequeño y todos quieren conocerlo imposible ir sin reservar con anticipación. Pero sin duda será de esos lugares en que piensa en “qué rico es comer rico”.

MUJER HIT

Carla Quiroga Morales

@locomidoyloviajado

89 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo