BOOM ORGÁNICO: BENEFICIOS Y LAS VENTAJAS DE AMÉRICA LATINA

Gracias a que existe más conciencia social sobre la importancia del cuidado personal y la alimentación saludable, la ‘movida orgánica’ ha cobrado mucha fuerza. En América Latina tenemos la suerte de contar con una de las mayores producciones de alimentos orgánicos del mundo, una ventaja que, como ciudadanos de la región, debemos aprovechar.

¿Alguna vez haz probado una fruta o verdura que no tiene gusto a nada? ¿El pollo ya no sabes qué sabor tiene? Posiblemente sea porque hace muchos años las propiedades de los alimentos se han visto perjudicadas por procesos de producción que afectan directamente los valores nutricionales de los mismos, y con eso, su sabor. Las desventajas de estos procesos han valorizado a los productos orgánicos que, además de ser mucho más sabrosos, poseen características que nos permiten disfrutar de una alimentación más saludable y balanceada.

Los beneficios de comer alimentos orgánicos varían dependiendo de a quién se le pregunte y qué estudios se analicen. Sin embargo, algunos de éstos ya han sido demostrados científicamente y poseen la aprobación de la mayoría de los nutricionistas que investigan el tema. Por un lado, los alimentos orgánicos poseen menos cantidad de pesticidas y metales pesados que, si bien no presentan ningún riesgo en cantidades controladas, pueden estar relacionados en el largo plazo a, por ejemplo, la reducción de espermatozoides en los hombres. En segundo lugar, en casos como en las carnes o productos lácteos, los alimentos orgánicos poseen grasas más ‘sanas’ y menos saturadas, mejorando la ingesta de omega-3. Asimismo, una base de alimentación con productos orgánicos reduce las posibilidades de ingerir hormonas, que muchas veces se les proporciona a los animales para prevenir diferentes enfermedades. Dichas hormonas eventualmente pueden reducir nuestra capacidad de responder bien a los antibióticos y pueden llegar a aumentar el riesgo de contraer cáncer.

Por estos y otros motivos, los alimentos orgánicos actualmente son sustancialmente más caros, lo que impide que todas las personas tengan acceso a los mismos para su dieta del día a día. En este sentido, en América Latina contamos con una ventaja, ya que, después de Oceanía, poseemos la mayor extensión de producción de alimentos orgánicos del mundo. Países como Argentina y México se encuentran entre las grandes potencias de la producción orgánica y muchos países de la región están siguiendo su ejemplo. Asimismo, Brasil cuenta con uno de los mercados internos de alimentación orgánica más amplios de la región y el mundo. El problema es que gran parte de esta producción se exporta a los Estados Unidos o Europa, donde la noción de los beneficios de los alimentos orgánicos es mucho mayor.

​ Debemos tomar conciencia de las ventajas que contamos en la región —y de los problemas que podemos solucionar— si depositamos más confianza en lo que produce naturalmente nuestra tierra y exigimos más control sobre la producción de alimentos. De esta forma, el ‘boom orgánico’ pasará de ser simplemente un tema de ‘moda’ a una alerta que puede, eventualmente, generar cambios positivos para que todos podamos disfrutar de la variada y sabrosa producción de alimentos que tiene América Latina.

MUJER HIT

María del Carmen Perrier

Escritura Creativa y Contenidos

Whatsapp: (598) 94 556 000

Blog: www.yonosoydeaca.com IG: @yonosoydeaca

Correo electrónico: hola@mariaperrier.com

Tags:

38 vistas0 comentarios