LAS 4 CLAVES PARA ENSEÑAR HÁBITOS

En la vida de mamá nos encontramos día a día con varios desafíos. Educar no es tarea fácil y enseñar hábitos tampoco.

Lavarse los dientes puede convertirse en una lucha diaria, que tu hijo recuerde que debe avisar para ir al baño (al dejar el pañal) puede ser difícil, intentar que se olvide del chupete ni pensarlo!, esperar que no se meta a tu cama en la noche, un sueño!, tratar de que se meta a la tina sin alegatos, complicado… y así un sinfín de cosas que como madres muchas veces no sabemos cómo enfrentar, a quién recurrir, cómo hacerlo y dónde pedir ayuda.

Decidí escribir este artículo porque personalmente me encuentro en plena etapa. Y a muchas mamás les podrá ayudar un par de tips que a mí me han servido bastante…

Según mi experiencia de educadora y madre, existen cuatro elementos claves; panel de refuerzo positivo, rutina, cuentos y paciencia. ¿De qué se trata cada uno?

Panel de refuerzo positivo

A todos nos gusta que nos reconozcan nuestros logros, cierto? Cuando estamos en la pega y hacemos algo bien, que rico es cuando los demás lo reconocen o cuando en la vida se te presentan desafíos y te das cuenta que lo has logrado, que contentos nos pone cuando los demás lo notan y te lo comentan. Bueno, a los niños también les gusta el reconocimiento y es por eso que debemos recordar siempre valorar sus avances en cada desafío o acción que queremos que perdure en el tiempo.

El refuerzo positivo verbal es muy importante para los niños; contribuye en el desarrollo de su autoestima y motivación; “Bien” “Que gran idea” “Que rico lo que hiciste” “Que bien ordenaste” deben ser parte de nuestras frases diarias, pero además, el material concreto también es importante. Que los niños puedan visualizar sus logros es clave para incentivarlos. En este caso, de gran ayuda es hacer un panel de refuerzo positivo y para hacerlo aquí te explico los pasos:

1. Primero que todo debes definir qué hábito quieres trabajar (puede ser más de uno, pero ojalá no más de cuatro). Dependiendo de la edad de tu hijo, puedes definirlo junto a él. A través de una conversación pueden acordar qué consideran importante mejorar y trabajar. Importante es plantearlo en positivo, por ejemplo “Dormir toda la noche en su cama” (distinto sería “no irse a la cama de los papás”)

2. Luego debes definir una meta, dependiendo del “diseño” de tu panel, por ejemplo, pintar todos los círculos de la línea, cumplir con 5 (o más) caritas felices, etc. (en Pinterest hay varios que puedes usar para sacar ideas o imprimir. Yo adjunto mi panel para que veas cómo lo hice)

3. Tienes que pensar en un premio. No te compliques con esto. No tiene que ser nada demasiado “producido” o caro. Es un reconocimiento al esfuerzo de tu hijo por haber realizado la conducta y haber llegado a la meta establecida. Un par de ejemplos (sencillos y otros un poco menos); elegir el almuerzo del día siguiente, un sticker, elegir una película para ver, salir a comer juntos, etc.

Importante:

-No olvidar la existencia del panel! Es muy común que esto pase, y no puede ser! Cada vez que el niño haga lo esperado, de inmediato debes “registrar” su logro y no dejarlo para después.

-Cumplir con los premios.

-Dejarlo en un lugar visible para ellos, no en altura o escondido.

-Que sea una experiencia entretenida, un juego! Si se convierte en una amenaza constante de “te voy a borrar una estrellita…” no sigas!

-Cuidado en caer en un constante condicionamiento “Si haces esto, te doy esto otro”. No todo debe hacerse a cambio de algo. Los niños también deben aprender que hay cosas que se hacen porque tienen sentido, una razón de ser.

Rutina

A qué me refiero con esto? Es muy importante tener una rutina clara en el día a día de tu hijo. Esto te permite, además de tener un orden, darle seguridad, bajar la ansiedad y te ayuda a establecer hábitos, acciones que sí o sí debe hacer cada día.

Teniendo una rutina clara, tu hijo sabrá que siempre debe hacer ciertas cosas, como por ejemplo, lavarse los dientes cada mañana, lavarse las manos antes de almorzar, bañarse después de comida, avisar para ir al baño, etc.

Debes definir cuáles son los momentos claves del día y, al igual que el refuerzo positivo, exponerlo en un panel para que el niño pueda visualizar lo que debe hacer, o en caso de que no quiera hacer algo, tú puedas mostrárselo usándolo como medio de apoyo.

Qué típico es por ejemplo (en mi caso) que llega del jardín y no quiere lavarse las manos para almorzar. Aquí recurro al panel de la rutina y le muestro “Mira, fíjate acá ¿qué es lo que hacemos siempre al llegar a la casa?, recuerda que todos los días hacemos estas cosas, primero nos levantamos, nos vestimos…. Y cuando llegamos del jardín nos lavamos las manos para almorzar…”

En Pinterest también hay imágenes de rutinas que puedes usar.

Ojo que con esto también aprovechas de trabajar habilidades como la noción temporal (lo que viene antes y lo que viene después)

Importante:

Si bien, es importante tener una estructura, hay que darle un espacio a la flexibilidad y cuidar de no ser demasiado rígidos siempre.

Cuentos

Lo máximo! Queridos y adorados cuentos. Me encantan!

Tanto que nos regalan los cuentos. Además de ser lindos, interesantes y entretenidos, nos permiten trabajar la creatividad, la imaginación, razonamiento e infinitas otras habilidades. Nos ayudan a motivar a nuestros niños en esas cosas que a veces tanto nos cuesta que hagan.

A los niños le gustan muchos los libros y el sentirse identificados con la experiencia de otros (los personajes), se les hace más interesante el desafío y se entusiasman para poder cumplirlo. Además, pueden notar que no son los únicos, si no que a muchos niños les pasa lo mismo y que lograr el desafío tiene un sentido y es entretenido hacerlo.

También tu puedes generar una conversación y contarle tu experiencia cuando eras niña. Saber cómo te costaba por ejemplo a ti quedarte en tu cama todas las noches es una forma de empatizar y puedes mostrarle cómo lo lograste finalmente (darle un tip)

Cuáles son estos libros? Les adjunto fotos para que vean algunos títulos, existen de todo; para el niño que quiere dejar el pañal, al que le da susto la oscuridad, el que tiene que ir al doctor, el que le cuesta compartir, el que empieza ir al jardín…

Paciencia

Fundamental! Nada de esto que les he escrito funciona si no tenemos paciencia. Como lo dije en las primeras palabras de este artículo; educar no es tarea fácil y enseñar hábitos tampoco.

La tarea de padres es un desafío y muy entretenido! No te desanimes. Si un día algo no te resulta, al otro puede que sí. Lo importante es conocer bien a tu hijo y saber bien cómo poder motivarlo. A algunos les funciona una técnica, a otros otra, lo importante es hacer las cosas con amor y no olvidar que también debes respetar los tiempos de cada uno.

Te puedes equivocar, te puedes frustrar, pero como ves, hay varias alternativas para poder avanzar.

MUJER HIT

Magdalena Izquierdo H.

Educadora de párvulos

Instructora de yoga adultos, niños y adolescentes.

Mindfulness infantil método Eline Snel

Fundadora de GLÜCK juegos+café

Mamá de 2

@niñosfelicesmamasfelices

maneizquierdo@gmail.com

165 vistas0 comentarios