POR QUÉ LOS NIÑOS SE BURLAN DE OTROS Y QUÉ HACER CUANDO OCURRE

Por qué los niños de 3 y 4 años se burlan de otros

Te guste o no, las burlas son un hecho de la vida o al menos de la vida de un niño. Por eso es posible que tu hijo te mire directamente a los ojos mientras se come un dulce de más o patea la pelota dentro de la casa. Sabe que está haciendo algo indebido, pero quiere saber hasta dónde puede llegar. Algo parecido sucede con las burlas a otros niños.

Tu hijo puede llamar a alguien “feo” o “tonto”, en lugar de centrarse en sus atributos específicos (como, por ejemplo, que lleve anteojos). Los niños de esta edad también usan la burla para definir grupos sociales: “No puedes jugar con nosotros, ja ja …” La mayoría de los niños descubren pronto que es doloroso estar en cualquier extremo de la burla.

Qué hacer cuando se burlan de tu hijo de 3 y 4 años

No hay mucho que puedas hacer para evitar que otros niños se burlen de tu hijo, pero puedes enseñarle cómo enfrentar los comentarios que le hacen daño:

  • - Simpatiza con él, lo que esperan de ti es que reconozcas que se siente lastimado y hablar de cómo mejorar la situación

  • - Practica con él, dile a tu hijo que, aunque no puede controlar lo que otros niños le digan, sí puede decidir cómo reaccionar. Enséñale a no darle al niño que se burla la reacción que busca, ensaya con él formas de responder cuando alguien se burle de él. Si alguien le llama bebé, y eso le molesta, puedes enseñarle a responder: “No, no lo soy, tengo tres años”.

  • - Enséñale a pedir ayuda, requiere mucha madurez permitir que una burla no te moleste, así que no esperes que tu hijo sea inmune a las burlas. Si está realmente molesto porque alguien en el jardín de infancia se burló de él, sobre todo si la burla es continua, deben hablar con su maestra acerca de la situación.

  • - No practiques aquello contra lo que predicas, bromear cariñosamente es una buena manera de enseñar a tener sentido del humor, pero deja que tu hijo sea el que te guíe. Si no reacciona bien, quizá el tema sobre el que has bromeado sea un punto débil.

- Nunca seas dura: no lo insultes ni te rías de él

Si te marcas límites a la hora de bromear, enseñarás a tu hijo a bromear de manera que no haga daño a las personas

  • - Ayúdalo a superar malos hábitos, si se burlan de tu hijo porque se hurga la nariz o se muerde las uñas, háblale de ello y ayúdalo a encontrar una manera de superar esa mala costumbre.

Fuente. Baby Center

https://espanol.babycenter.com/comunidad

170 vistas0 comentarios