BUSCANDO MI EMBARAZO, EXPERIENCIA EN TRATAMIENTO DE FERTILIDAD

Muchas mujeres nacemos con el instinto maternal a flor de piel. Comenzamos jugando a las muñecas, barbies, cuidando a los hermanos chicos, haciéndole cariño a las guaguas… jugamos desde chicas “a ser mamás”. A medida que crecemos, vamos viendo cada vez más de cerca ese juego como una posibilidad real, desconocida y que genera muchos sentimientos diferentes, uno de ellos es un miedo que se repite en varias de nosotras, ¿podré ser mamá?

En mi caso, probablemente ese miedo era mayor que en el del común de las mujeres, pues hace más de 8 años que no me llegaba la menstruación. La causa era desconocida, pero se asociaba a la pérdida de mi papá. Cuando me pidieron matrimonio, lo primero que pensé fue en cómo hablar de mi “problema” con mi marido, quien rápidamente me apoyo y me dio tranquilidad. Juntos decidimos dejar los anticonceptivos y ponernos en campaña lo antes posible.