BUSCANDO MI EMBARAZO, EXPERIENCIA EN TRATAMIENTO DE FERTILIDAD

Muchas mujeres nacemos con el instinto maternal a flor de piel. Comenzamos jugando a las muñecas, barbies, cuidando a los hermanos chicos, haciéndole cariño a las guaguas… jugamos desde chicas “a ser mamás”. A medida que crecemos, vamos viendo cada vez más de cerca ese juego como una posibilidad real, desconocida y que genera muchos sentimientos diferentes, uno de ellos es un miedo que se repite en varias de nosotras, ¿podré ser mamá?

En mi caso, probablemente ese miedo era mayor que en el del común de las mujeres, pues hace más de 8 años que no me llegaba la menstruación. La causa era desconocida, pero se asociaba a la pérdida de mi papá. Cuando me pidieron matrimonio, lo primero que pensé fue en cómo hablar de mi “problema” con mi marido, quien rápidamente me apoyo y me dio tranquilidad. Juntos decidimos dejar los anticonceptivos y ponernos en campaña lo antes posible.

Lo primero que hice fue ir dónde mi ginecólogo de años y comentarle mi problema. El me recetó progesterona y me dijo que rápidamente quedaría embarazada. Pasaron 5 meses con la progesterona y lo único que conseguí fueron 5 kg extras y un montón de peleas con todo el mundo por mi mal humor debido a mi desorden hormonal.

Nunca voy a olvidar el llamado del doctor a las 10 de la noche para decirme que quería hablar conmigo, fue como si mi pololo de toda la vida fuera a patearme, casi me muero. Me dijo “Tere, mañana te espera un especialista en fertilidad, él se comprometió conmigo a ayudarte, yo ya no puedo hacer nada más” … ¿Fertilidad? ¿¡¡¡Que es eso!!!? ¡Qué miedo! ¿Por qué yo? ¿Qué significa? ¿Porqué me están tratando si llevo solo 5 meses tratando? ¿Algún día podré ser mamá?

Después de ese día empezó mi carrera en búsqueda de una guaguita, una carrera larga y agotadora, muchas veces frustrante y dolorosa, pero finalmente una carrera que me enseñó a pelear, a unirme con mi marido, a relajarme, a tener Fe, a creer, a levantarme, a conocer mi cuerpo. Una carrera que sin duda tuvo más efectos positivos que negativos en mi vida. Una carrera que me enseño muchísimo sobre fertilidad y alimentación consiente. Una carrera que logré correr en equipo, con optimismo y sin descanso, una carrera que como premio tenía mi regalo más grande del mundo: mi Santino.

MI TRATAMIENTO PASO A PASO

Quiero aclarar un punto súper importante. Cuando uno empieza a ponerse en campaña la probabilidad de que resulte es entre un 15 y un 30%. Porcentaje que va en aumento con el pasar del tiempo, por lo mismo, si eres sana y con ciclos regulares, no te asustes! Puede que te demores un poco más de tiempo pero ya llegará! Los doctores no te tratan antes de 1 año y medio tratando (a no ser que seas mayor de 35 años que te tratan después de 6-8 meses), así que, aunque sea muy muy difícil, ten paciencia!

Partí en la Clínica Alemana en Medicina Reproductiva. Después de cientos de exámenes, lo primero que hice fue estimulación de ovulación con remedios y seguimientos. Lo que hacía la estimulación era hacer crecer mis folículos y después con un shock hormonal me hacían ovular.

El resultado fue un embarazo ectópico o embarazo extrauterino, lo que significa que mi guagua estaba creciendo en las trompas de falopio. La verdad es que fui a la clínica por una apendicitis y terminé enterándome que estaba embarazada.

Fue duro, fue desmotivarte, fue el primer tropiezo de la carrera. Le conté a todo el mundo y sus consejos eran que me relajara, que ya vendría otro y que no me pusiera “histérica” por la búsqueda de un hijo. Claramente esos consejos vienen solo de gente que no ha pasado por esta búsqueda, porqué las que lo vivimos sabemos que cada día que pasa, parecen meses y que cada test negativo es una punzada en el corazón, sobre todo que tenemos cerca de 12 o 13 ciclos en el año!

Después del embarazo tubario tuve que esperar 4 meses más en que mi cuerpo “eliminara” a mi guaguita y volver a retomar.

La vuelta al doctor me hizo pésimo, no respondía a ningún remedio y ya lo que había resultado no me hacía ni cosquillas. Pedí diferentes opiniones en varias clínicas y todas me dijeron lo mismo y me daban el mismo tratamiento. Hoy todas las clínicas ofrecen prácticamente lo mismo! busca la que más te acomode con tu seguro de salud, con excepción de tratamientos in vitro o fertilidad más avanzada que se recomienda la clínica IVI.

Decidí dejarlo todo botado y descansar unos meses.

En el descanso, una amiga de mi prima me contactó de la nada y me contó su experiencia con tratamientos alternativos de fertilidad. Me comentó que ella después de 6 años tratando y una FIV sin éxito, había tomado la opción alternativa y había logrado embarazarse a los dos meses. Una nueva luz de esperanza me iluminó y partí!

Además yo había leído un reportaje de una persona en Australia que tras 11 años sin poder tener un hijo, logró embarazare con un cambio en su estilo de alimentación.

Motivada llegué a la clínica Bioquantum con el doctor Alcazar y me dio una serie de recomendaciones para limpiar mi cuerpo a través de acupuntura y la Dieta Alcalina. Complementario a la dieta, en el centro Bioquantum te recetan varias cosas interesantes: Lavado de colon, remedios homeopáticos, acupuntura, terapia neural, entre otros. Todo depende de tu necesidad.

¿QUÉ ES LA DIETA ALCALINA?

En términos generales la dieta alcalina es una dieta que busca nivelar la acidez de nuestro organismo mediante la ingesta de ciertos alimentos. El nivel de acidez de nuestro cuerpo se mide en una escala de 0 a 14, siendo del 0 al 7 ácido y del 7 al 14 alcalino. Muchas veces nuestro cuerpo se acidifica e impide el correcto funcionamiento de ciertos órganos. La acidez de los órganos se relaciona con grandes enfermedades como el cáncer, problemas cardiovasculares o infertilidad.

En el centro, me midieron la acidez de mis órganos y se mostraron ácidos justamente los reproductores. Comencé con una dieta estricta para alcalinizar mi cuerpo basada en frutas, verduras, legumbres y frutos secos. Me olvidé de las carnes rojas, los lácteos, la harina blanca y los azúcares.

Seguí la dieta por dos meses con grandes esfuerzos y me empecé a sentir completamente limpia y sana. Lo que me motivó a estudiar en Integrative Nutrition para convertirme en Health Coach de salud con especialidad en embarazo.

* Pronto haré un post especial de la Dieta Alcalina que cuente más en detalle de que se trata

DE REGRESO A LA MEDICINA TRADICIONAL

Limpia, motivada y con otra actitud, decidí volver a los tratamientos tradicionales de fertilidad, pero partiendo de cero: otra actitud, otro doctor. Apoyada con acupuntura 1 vez a la semana y un cuerpo totalmente reseteado.

Como los remedios no me servían, empecé a probar con inyecciones para la estimulación ovárica, básicamente lo mismo que el remedio, pero más fuerte y directo a la zona a tratar. Me tenía que pinchar en mi casa por 10 días más o menos y hacer seguimiento.

No resultó en dos ciclos. Esta vez en vez de frustrarme me mantuve firme, optimista y llena de Fe! Me acuerdo que siempre rezaba por tener un hijo hasta que un día dejé de pedir y comencé a agradecer. Agradecer por ese enano que venía en camino. Estaba segura de que Dios me premiaría con ser mamá. Me lo creí, di la pelea y tuve Fe.

En mi tercer intento de inyecciones finalmente lo logré. Lo supe desde el día que me quedé embarazada. Todo el ciclo fue distinto, fue un ciclo lleno de risas, de paseos, de conversaciones, de disfrute, de seguridad y de mucho agradecer a Dios.

Hoy, sigo agradeciendo. Agradezco cada aprendizaje, la unión con mi marido, las ganas que le puse a mi embarazo, las personas que me ayudaron, a mi doctor, a mi familia, a algunas amigas, a mi cuerpo por su respuesta y a mi guagua por ser el resultado de la pelea.

Agradezco también a esas dos personas lejanas a mi vida que me ayudaron, que me contaron su experiencia en fertilidad y me guiaron en la mía. Una de ellas me llamó cada noche antes de pincharme, me dio ánimo, me motivó, me escuchó y me aconsejó. Vino a mi casa a conversar conmigo. Nunca pensé en que alguien lejano a mí me dedicara tanto tiempo.

Hoy me toca devolver la mano porqué nadie más que alguien que haya pasado por lo mismo te puede entender. No importa si llevas 6 meses o 6 años, toda espera puede ser dolorosa y frustrante de diferentes formas para cada una.

Por lo mismo creé By.Maam, mi página de instagram para llegar a todas aquellas mujeres que estamos en la búsqueda de tener un hijo, la búsqueda más difícil y gratificante a la vez!

Si puedo ayudarte o solo escucharte escríbeme!

COLABORADOR HIT

Tere Figueroa

@bymaam

5,471 vistas0 comentarios