CALOR, PERO NO MUCHO

Hemos tenido días más cálidos y uno inmediatamente se anima a usar toda la ropa veraniega, ¿si o no? No sé ustedes, pero yo me canso de muchas capas y ropa pesada y cuando el sol aparece un poquito ya quiero andar mostrando piel. El problema es que en las mañanas y en la tardecita se siente un poco de frío todavía. Además, quien trabaja en oficina tiene que convivir con el aire acondicionado. ¿Cómo vestirse en estos días de “calor, pero no mucho”?

SEGUIMOS CON LAS CAPAS, PERO MÁS LIVIANAS