UN CLÁSICO HIT DE PROVIDENCIA


Si me preguntan por un lugar para ir desde una comida de negocios, almuerzo familiar, llevar a un amigo extranjero, almuerzo de amigas o incluso una cita, creo que el Baco es de esos que no falla. Se trata de esos lugares en que su neutralidad juega a favor. No es bohemio, pero tampoco es aburrido, con una muy buena carta de comida francesa, que puede hacer de éste un lugar ideal para salir victorioso en distintas situaciones. Podría decir que es multifacético, cosmopolita y sobrio, se adapta a la circunstancia en la que vayas de manera perfecta.

Baco se autodefine como semi formal y son enfáticos en que tu dress code lo sea, no necesitas ir de gala, pero tampoco al extremo de la informalidad (no es un bar de playa básicamente). Pese a ser más bien serio, tiene un ambiente muy grato, en el que puedes conversar tranquilamente degustando algunos de sus platos.

Es de esos pocos sitios que no aburre, o por lo menos a mí, que me declaro fanática y yo voy bastante seguido. ¿La razón? Principalmente, su excelente atención (pese, o quizás debido a, que sus meseros no reciben propina la cual está incluida en sus sueldos como política del lugar) y su destacable comida, a la cual acompaña una extensa carta de vinos, que hace gala a su nombre, la que incluye una gran variedad de viñas y cepas y por supuesto una gran variedad de precios.

El agua fría en la mesa es un must y compañero perfecto de sus vinos. Siempre hay una copa de vino de la casa, la que es bastante sobre la media en su calidad de la que puedes encontrar en otros lugares como “copa de la casa” y que es una buena oportunidad para conocer nuevos vinos.

Su comida es cero pretenciosa, platos de buen tamaño sin ser excesivos. Su carta es estable, acotada y sin grandes innovaciones, y la verdad no la requiere ya que sus clásicos no fallan. Para partir dentro de sus destacados hay muchas veces erizos (en temporada), ostras, las que son excelentemente presentadas sobre hielo y uno de sus clásicos: el tártaro de salmón que es mi principal recomendado para comenzar.

De fondo encuentras pescados, pastas y carnes pero personalmente creo que sus destacados son el clásico francés, boeuf bourguignon (carne estofada al vino tinto), el medallón de filete con salsa bernaise (en base a mantequilla) y su famoso y mi favorito steak tartar, un HIT, tártaro de carne muy bien aliñado que se acompaña con papas fritas y al que se pone sobre una yema de huevo (opcional).

No soy muy buena para los postres, pero su fondant de chocolate es un real imperdible, podría decir que es el mejor que he probado, en especial en una noche fría es un lujo, también está el clásico créme brulée, entre otros.

En resumen, un excelente lugar por conocer o repetir. Se encuentra en Providencia, vecino a otros dos destacados, el italiano Rivoli y el francés Le Bistrot a los que dedicaré otro post. Por ser definitivamente un HIT, reservar, en especial en la noche, es siempre necesario si no quieres esperar.

COLABORADOR HIT

Carla Quiroga Morales

@locomidoyloviajado