¿CÓMO CONTAR UN CUENTO?

El gusto por la lectura se educa. Un niño que nace en un entorno rodeado de libros se relaciona con ellos de forma espontánea, y tal como lo cité en un artículo anterior, los niños nos observan todo el tiempo y sin darnos cuenta estamos constantemente enseñando y educando. Según esto, una de las claves para promover el gusto por la lectura es simplemente que los niños te vean disfrutar de ella. Ese es el tip número uno.

Cuando tu hijo te ve con libros en el velador, cuando entras a librerías con él, cuando los acarreas de allá para acá en tu cartera o maleta (aunque al final del día te des cuenta de que no tuviste el minuto ni de mirarlos), cuando tiene un rinconcito de lectura en su casa, el “concepto” de libros para ellos se convierte en algo cotidiano y familiar, algo cercano y posiblemente atractivo.

Considerando lo anterior y respondiendo a la pregunta inicial de este artículo “¿Cómo contar un cuento?”, sugiero primero que todo que no te estreses. Si eres de esas mamás que se consideran para nada de histriónicas, que no te gusta poner voces, dártelas de actriz y no te identificas para nada con aquellas denominadas como “cuenta cuentos”, no te preocupes, no es una razón por la cual debes alejarte de ellos. Aún puedes disfrutar de un momento mágico y entretenido con tu hijo (de todas formas, la práctica aumenta tu habilidad y seguramente en un par de libros más te verás quizás haciendo más gestos y sonidos).

Para contar un cuento necesitas ganas, desde ahí todo fluye. Así sabrás cómo contarlo, según tu estilo, a tu manera. También es importante tener claro para qué estás contando el cuento, ¿Qué quieres lograr con ello? ¿Imaginar y soñar con tu hijo?, ¿Trabajar alguna emoción?, ¿Desarrollar un hábito?, ¿Intencionar un aprendizaje?, ¿Desarrollar la creatividad?,¿Descubrir qué pasa en su interior? ¿Pasar un momento juntos?, ¿Potenciar su lenguaje?, ¿Conocer otras historias y realidades?... ¡Tener una intención al momento de leer podrás sacarle aún más provecho a los libros! Así, en cada página podrás detenerte y generar una conversación, observar, hacer preguntas o simplemente escuchar.

Como lo dije en un comienzo no es un requisito ser toda una “cuenta cuentos” pero claramente tu actitud frente a ese momento, tu lenguaje verbal y no verbal (mirada, gestos, movimientos) captarán aún más la atención de tu hijo y por medio de un momento lúdico podrás transmitirle lo divertido, entretenido y fascinante que es el mundo de la lectura!

Y…. ¿Qué hacer cuando ya termina el cuento….? ¡Puedes hacer muchas cosas!

Algunas ideas:

-Planear una actividad de extensión; (todo depende del objetivo que te propusiste)…

Ejemplo:

  • - Hacer alguna actividad de arte relacionada

  • - Un experimento

  • - Un show de títeres

  • - Buscar elementos del cuento en el entorno

  • - Imitar a los personajes o crear algunos nuevos

  • - Buscar juntos una palabra nueva de vocabulario e incorporarla en su día a día

  • - Conversar sobre las emociones (¿Qué siente él en ese momento?, ¿Cómo se sienten los personajes? o ¿Cómo se habrá sentido el autor cuando lo escribió?)

  • - Inventarle otro final o continuar la historia

  • - Buscar otros cuentos del mismo autor o ilustrador (muéstrale fotos de quién escribe/ilustra el libro! Les encanta “ponerle cara” a la persona y ver que es alguien real! Háblale de su historia!),

  • - Dibujar lo que más les gustó

  • - Describir una escena y que él tenga que buscar la página correspondiente en el libro

  • - Pedirle que ahora lo cuente él

  • - Conversar sobre lo que más le gustó y lo que menos y por qué

  • - Compartir experiencias personales (cuéntale cosas similares que te pueden haber pasado a ti y cómo te enfrentaste a ello)

  • - Ponerse en la situación del personaje y pensar qué habría hecho si hubiera estado en su lugar

  • - Imitar las acciones que hacen los personajes

  • - Buscar elementos en cada página (tipo “veo veo”)

  • - Leer el cuento nuevamente utilizando distintos volúmenes y tonos de voz

  • - Y algo entretenido y significativo es cada vez recordar el cuento que leyeron la vez anterior, su título, un personaje, o el nombre de quién lo escribió…

  • - Si tu hijo es muy chiquitito, seguramente hay algunas de estas ideas que no podrás hacer aún, pero verbalizar, conversar, poner todo en palabras, es muy importante para mostrarle el mundo y aumentar su vocabulario. Los niños aunque no sepan leer ¡Juegan a leer!, así es que no los dejes sin sus libros!

¡Tantas cosas que se pueden hacer!

Por último…. Recuerda que hay distintos tipos de libros! No todos son cuentos e historias narradas. Los libros de arte, los libros de cocina y las enciclopedias igual son un mundo de entretención llenos de recursos!

Permite que los niños toquen y exploren los libros y si “te pones nerviosa” porque generalmente juega con ellos, los tira o rompe, al leer junto a él también estará aprendiendo a cómo se lee un libro, observará cómo se tratan y cuidan. También puedes hacer una selección y definir aquellos que él puede leer por si solo y aquellos que son más delicados y debe mirarlos junto a su mamá.

COLABORADOR HIT

Magdalena Izquierdo H.

Educadora de párvulos

Instructora de yoga adultos, niños y adolescentes

Fundadora de GLÜCK juegos+café

maneizquierdo@gmail.com

@ninosfelicesmamasfelices

125 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo