COMUNICAR ES NATURAL

En Proyecto Grulla todo parte desde una historia, una situación de amor, de afecto, un emisor, un motivo especial, un gesto, un detalle, un mensaje y finalmente un receptor, qué rol cumpliría yo en esta historia?.. un canal de comunicación.

Me encanta verlo de esta forma, cada vez que tomo un pedido, éste se trasforma en mi objetivo, mi misión y eso es lo que verdaderamente me motiva a crear. Me emociona pensar que a través de mi trabajo se está comunicando algo que resulta ser tan significativo para quienes intentan expresar sus emociones, sentimientos y sus pensamientos.

Desde el momento en que di marcha a Proyecto Grulla, supe que era el inicio de algo importante, porque así lo sentí, porque nunca fue una idea pensada, sino más bien una “idea sentida”. Proyecto Grulla nace como una de esas emociones que sientes surgir de “la güata”, suben e intentan salir por tu boca, poros, ojos y todo lo que se te ocurra. Cómo le llaman? Corazonada? Intuición? No sé, pero lo que sí sé es que a partir del primer momento supe que mi trabajo tendría siempre un hermoso objetivo.

He tenido variadas experiencias muy importantes y enriquecedoras, casos muy delicados y emotivos, pedidos especiales y únicos, pero hay algunos que por su profundo motivo me han inspirado de forma particular a lograr mi objetivo y realizar un trabajo.

Es el caso del pedido de una mujer de Santiago, una madre que con profundo amor eligió uno de mis trabajos para obsequiar a su hija de 16 años de edad que había partido hace ya cinco años, a quién dulcemente le llamaba “mi ángel”. La energía que me transmitió esta mujer a través de su pedido permitió que cada etapa del proceso del trabajo en Origami fuese una experiencia muy espiritual que lograba enriquecerme. Inspirada en la descripción sutil que la madre me hizo de la joven, en ese fuerte y mágico vínculo madre e hija y en todas las emociones vertidas en el detalle, sentí una infinita gratitud y respeto por el regalo que esa mujer me entregó al elegirme para compartir conmigo aquel pedacito de alma y de vida tan importante y tan íntimo.

Recuerdo la vez que un chico eligió uno de mis trabajos con el objetivo de obsequiarlo a su novia en el día de la propuesta de matrimonio. Debo aclarar que no soy una mujer romántica, jaja, pero aun así me encanta que la gente lo sea (se atreva), sin embargo más allá de ser o no partidaria de la idea de matrimonio, este pedido para mí fue más que un simple gesto cursi, romanticón o como quieran llamarle. La forma en que él describía a su novia era tan honesta, tan detallista y tan natural que sentí infinita admiración por él, por su compañera, por ese vínculo. Personas que demuestran sus sentimientos genuinamente con cojones y coraje hacen falta en este mundo donde quien prima es el ego.

Como ven, este es el sentido de Proyecto Grulla, feedback, expresión, comunicación, un mensaje. Cada uno de los pedidos que recibo se vuelve importante no sólo para el cliente y lo que él desea expresar, sino también para mí, es único y particular, es realmente enriquecedor, qué fome sería trabajar desde la nada, eso no es crear, para crear tiene que existir un motivo, ese motivo inspirador, que te mueve y que te direcciona. Aprender a comunicar en un mundo que nos enseña a ser individualistas y competitivos, un sistema que se alimenta de nuestro ego y que paradójicamente nos posiciona en una era con múltiples medios de comunicación, nos está trasformando en seres emocional y comunicativamente limitados. No sé ustedes pero cuando no lograba expresar o comunicar, ya sean, emociones, sentimientos, o pensamientos, recuerdo sentirme enferma, recién a mis 30, eso ya no ocurre, me liberé, liberé todo lo que sentía/pensaba y lo sigo aplicando a mi día a día. Desde el momento y precisamente durante el acto de nuestro nacimiento, surgimos, salimos a la superficie, nos mostramos y explotamos en energía y luz fuera del vientre materno. Esto no es un hábito por desarrollar, ni tampoco existe una pauta por aplicar, para expresar sólo debes conectarte contigo mismo, con tu origen y sentir, que no te censuren, ni mucho menos te autocensures. Nacer y expresar es natural, soltar es natural, reprimir es un código aprendido, lo natural es comunicar.

Si hablamos de comunicar es imposible no hablar de crear, así que las invito a pensar y dar origen a un motivo que nos inspire a obsequiar o “autoregalonearnos”. Las invito a pensar en la energía que te gustaría comunicar a través de este sencillísimo trabajo en Origami, hecho con tus propias manos para ti; tu amor propio, o para alguien más que por supuesto sea realmente especial.

TUTORIAL PARA GUIRNALDA DE CORAZONES DE ORIGAMI

Materiales

  1. 8 papeles en formato cuadrado de 15 x 15 cm

  2. Plegadera

  3. 2 metros de Hilo de Macramé o de Pita (no grueso)

  4. Cinta para medir (proporciones del hilo que usaremos)

  5. Tijera

  6. Aguja

  7. Perlas o mostacilla

I.PARTE: ORIGAMI

PASO 1

Para iniciar los corazones de Origami, extiende un cuadrado de papel, y dóblalo horizontalmente por la mitad, desdobla y vuelve a doblar por la mitad esta vez en sentido vertical, marcando las líneas en forma de cruz en el papel.

Pliegues en forma de cruz.

PASO 2

Coge el extremo inferior del papel y dóblalo hacia arriba hasta coincidir con la línea horizontal del centro del cuadrado. Dale la vuelta.

PASO 3

Toma la esquina inferior derecha y llévala hacia arriba para marcar un pliegue diagonal, de manera que el extremo inferior coincida con la línea vertical del centro. Luego realiza el mismo procedimiento con la esquina inferior izquierda.

PASO 4

Dale la vuelta

PASO 5

Toma el extremo derecho superior para hacer que la línea del extremo derecho coincida con la línea vertical del centro del papel. Luego haz el mismo procedimiento con el extremo izquierdo del papel.

PASO 6

Sobre el resultado de los pliegues anteriores. Toma la punta extrema derecha y llévala hacia abajo para coincidir con el punto de la línea del centro, marcado de esta forma un pliegue diagonal.

Haz el mismo procedimiento con la punta extrema izquierda.

PASO 7

Toma la punta superior y dóblala hasta coincidir con la punta inferior.

PASO 8

Aplasta y aplana con ayuda de la plegadera

PASO 9

Toma la punta extrema derecha para doblarla y llevarla hasta el centro y formar un pequeño triángulo. Haz el mismo procedimiento con la punta extrema izquierda.

PASO 10

Toma las puntas de los triángulos superiores de ambos lados para doblarlos hacia abajo por la mitad hasta intersectar con la línea horizontal que se encuentra justo más abajo.

PASO 11

Dale la vuelta

Y ¡listo! Ya tienes tu primer corazón de origami.

Repite los pasos con cada uno de los cuadrados de papel de 15 x 15 para la totalidad de corazones de origami.

II. PARTE: ARMADO

PASO 1

Toma uno de los extremos del hilo para realizar el primer sujetador (o gancho).

Enhebra la aguja con el hilo dejando una curva excedente de unos 5 cm aprox.

PASO 2

Introduce una perla en la aguja enhebrada con el hilo.

Ahora, debes tomar la aguja y el hilo para regresarlos por el mismo orificio por el cual salió la aguja, es decir en sentido contrario, como si la aguja y el hilo retrocedieran su camino.

Luego deja una curva excedente de hilo que corresponda al tamaño que tú prefieres para tu sujetador.

PASO 3

Haz un nudo en el hilo para cada extremo de la perla, de manera que quede sujeta y firme.

Corta el excedente de hilo sobrante en el sujetador.

PASO 4

Antes de colgar el corazón de origami, mide según tu preferencia la distancia del sujetador hasta el primer origami y realiza un nudo para marcar el espacio e impedir que el corazón de deslice por el hilo.

Luego, toma el primer origami y levanta el extremo posterior hacia arriba para introducir el hilo en la parte interior superior del corazón.

PASO 5

Toma la punta del extremo superior del origami que está levantada e introdúcela en el bolsillo que se encuentra en la punta del extremo inferior.

PASO 6

Con ayuda de la plegadera aplana y repasa todos los pliegues del origami.

PASO 7

Mide la distancia entre el primer origami y la posición de las perlas según tu preferencia y comienza a enhebrarlas al hilo

Realiza un nudo en cada extremo para impedir que se deslicen por este.

PASO 8

Realiza el mismo procedimiento con cada uno de los corazones de origami, cuidando las distancias que calculaste, los nudos para impedir el deslizamiento de los objetos por el hilo y finaliza repitiendo el paso 1 del armado para realizar el segundo sujetador (gancho).

Ahora sólo debes escoger el espacio perfecto para decorar.

MUJER HIT

Sandra Sigala

Prof. de Educación Diferencial y Origamista de Proyecto Grulla

I. @proyecto_grulla

F. grullaproyecto

114 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo