DERRIBANDO MITOS. ¿Si gano musculatura antes de perder grasa, luego no se puede eliminar?

Al parecer circula por ahí la idea de que hay que perder peso antes de empezar a entrenar. Porque, si ganas musculatura con esos kilitos de más encima, la grasa que tenías se va a quedar atrapada para siempre en tu cuerpo. Así escrito suena incluso cómico.

En éste post mi intención es derribar por completo esto mito, ya que no es otra cosa que eso. No hay mejor forma de mejorar la composición corporal (disminuir porcentaje de grasa y aumentar masa muscular) que mezclando un buen plan de entrenamiento con un buen plan alimenticio. Realizar un cambio de hábitos y comenzar un nuevo estilo de vida es necesario para conseguir los objetivos que nos proponemos y poder mantenerlos.

En primer lugar, es necesario saber que la ganancia de masa muscular aumenta nuestro metabolismo basal (es decir la cantidad de calorías que gastamos en reposo), por lo tanto, es fácil deducir que a mayor masa muscular mayor será el gasto calórico en reposo. Según algunos estudios la consecución de aproximadamente 4 meses de entrenamiento de fuerza, llevando la alimentación correcta, te hace ganar 1,5 kg de masa muscular. Con lo que el gasto diario se aumenta en 263 kcal. Éste es el primer estamento que derriba de manera trascendental éste mito.

Es importante realizar ejercicio de fuerza, ya que con éste tipo de ejercicio aumentaremos la masa muscular. Esto no quiere decir que tengamos que olvidarnos de realizar ejercicio cardiovascular. Una buena forma de abordarlo es entrenar 3 días o más a la semana y realizar sesiones en las que se incluya ejercicio de fuerza (con componente aeróbico) y trabajo cardiovascular de alta intensidad. De éste modo conseguimos ser muy eficientes.

Por otro lado, la práctica de entrenamiento no va a conseguir únicamente que aumente nuestro metabolismo basal, sino que también aumente nuestro gasto calórico diario. Ya que durante la sesión de entrenamiento también quemamos calorías. A la hora de planificar la sesión, debemos incluir ejercicios que involucren grandes grupos musculares ya que de ésta forma conseguimos mayor gasto calórico. Además es importante seleccionar ejercicios que involucren varias articulaciones. También añadir ejercicios de alta intensidad va a aumentar el gasto calórico de la sesión.

Para que quede totalmente claro. La grasa que tenemos almacenada en el cuerpo, en forma de triglicéridos, es el combustible principal para la mayoría de las acciones cotidianas. Cuando entrenamos, aumentamos el uso de este combustible como fuente energética. Por tanto, el hecho de realizar entrenamiento de fuerza sólo nos va a beneficiar a la hora de mejorar la composición corporal y perder volumen.

Por último, quería aclarar que no es lo mismo bajar de peso que mejorar la composición corporal. En muchos casos, cuando una persona llega buscando “perder peso” en realidad lo que busca es perder volumen, tener mejor composición corporal. Y sucede en muchas ocasiones que al comenzar un plan de entrenamiento y alimenticio no se pierde apenas peso o incluso se gana. Pero esto no es un problema. NO os obsesionéis con la báscula. Medir en base a parámetros objetivos como los pliegues o incluso en base a la ropa.

MUJER HIT

Rocío García Fernández

NRSport

Rocio_garcia_fernandez@hotmail.com