¿DESDE QUÉ POSTURA RESOLVEMOS NUESTROS PROBLEMAS?

Durante la vida todas pasamos por momentos buenos, momentos malos y momentos difíciles. Si bien a todas nos gustaría que la vida fuera siempre fácil, a mis cortos 28 años estoy muy convencida de dos cosas: la primera es que la vida sería bastante plana y aburrida sin situaciones que nos desafíen y dos, los mayores aprendizajes salen precisamente de las situaciones más incómodas o complicadas.

Otra cosa de la que estoy segura es que en nosotras están todas las herramientas que necesitamos para poder sortear las adversidad del camino. No fue fácil internalizar esto en mí pero sin duda que ha hecho un cambio radical al momento de tener que pasar por alguna situación complicada. Es aquí cuando las invito a reflexionar y preguntarse a ustedes mismas ¿desde qué postura se sientan a resolver un problema?

Durante bastante tiempo me vi a mi misma en la siguiente conversación interna ¿Por qué a mi? ¿Por qué tanta mala suerte? ¿Hasta cuando me pasa todo siempre a mi? Y una serie de interrogantes que lo único que hacían era que cayera en un círculo de preguntas y arrepentimientos que me posicionaban en un lugar de víctima y resentimiento, buscando culpables afuera. Claramente nada de esto me ayudaba a salir de aquella situación.

Un buen día y con la ayuda de un Coach, pude ver que los problemas pueden ser oportunidades cuando se ven desde otros punto de vista. Y si en vez de preguntarnos ¿Por qué a mi? Nos nos preguntamos ¿Cómo puedo aprovechar esto para ponerlo a mi favor? ¿Qué soy capaz de hacer cuando la vida me desafía? ¿Qué responsabilidad tengo yo en todo esto que está pasando? ¿En qué áreas tengo que mejorar?

Al contrario de la actitud de víctima, todas estas preguntas nos llevan a generar una postura de responsabilidad y pro actividad, donde miles de oportunidades se abren para nosotras, poniendo en nuestras manos la solución del problema y los recursos para sacar de esa situación el mayor provecho y aprendizaje posible.

No hace mucho tiempo atrás me vi en una situación que no me tenía para nada cómoda, estaba en una nueva ciudad, adaptándome a muchos cambios y procesos y viviendo en un lugar con gente con la que realmente no tenía nada en común más allá de ser extranjeros en un mismo país.

Comencé a enfermarme, a tener dolores de espalda y a estar de muy mal humor. Frente a esa situación, tenía dos opciones; seguir ahí y lamentarme por la mala suerte que tenía de haber caído en esa casa, o tomar cartas en el asunto y rápidamente accionar para salir de esa situación. La segunda opción me llevó a encontrar rápidamente un nuevo lugar donde vivir y en tan solo 5 días estaba instalada en mi nueva casa. Hoy dos meses después me siento plena porque encontré un lugar donde me siento cómoda, segura y bien acompañada a pesar de estar lejos de casa.

No digo que sea fácil o que esta sea la fórmula segura del éxito, lo que sí digo es que con mucho trabajo interno y ganas de tomar el control de nuestras vidas, estos consejos son muy útiles para poder generar el hábito de plantearnos los problemas desde otro punto de vista y ser protagonistas de nuestra propia historia.

MUJER HIT

Florencia De La Cruz

Periodista y estudiante de Coaching

flor_delacruzb

39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo