EJERCICIOS UNILATERALES VS EJERCICIOS BILATERALES PARTE I

Es muy importante conocer y entender las adaptaciones específicas producidas por los diferentes ejercicios. La selección de los ejercicios es una variable importante a elegir por las entrenadoras y entrenadores, ya que condicionan los resultados del entrenamiento.

Por ejemplo, realizar una sentadilla con ambas piernas (bilateral), produce diferentes adaptaciones que si se realiza a una pierna (unilateral). Los ejercicios bilaterales requieren una contracción simultánea de los mismos músculos de las extremidades contralaterales, es decir de ambas extremidades. Por ejemplo, sentadilla, peso muerto, press de banca, etc. Los ejercicios unilaterales restringen la contracción de una extremidad de forma individual. Por ejemplo, split a una pierna con la pierna más atrasada apoyada sobre un banco, press de banca con mancuerna con una sola mano, etc.

Un tema que es concebido como cierto entre muchos profesionales es que los ejercicios unilaterales son mejores debido al déficit de fuerza bilateral (DFBL), es decir, el hecho de que la suma de la fuerza ejercida por cada una de las piernas de forma unilateral sea superior a la fuerza ejercida por ambas piernas en una valoración bilateral. Este fenómeno sugiere que la fuerza total producida durante dos contracciones UNI es mayor que la fuerza producida durante una sola contracción BIL. Por otro lado, algunos autores cuestionan la verdadera importancia que puede tener el DFBL. Argumentan que el entrenamiento bilateral es mejor porque permite una mayor producción de fuerza absoluta. De hecho, varios estudios han observado una facilitación bilateral; es decir, la fuerza bilateral producida es mayor que la suma de las fuerzas unilaterales. Esta contradicción recalca la necesidad de resumir y entender los mecanismos fisiológicos responsables del DFBL. Aunque varios estudios indican que tiene un origen neurológico, otros cuestionan este planteamiento.

El DFBL ha sido documentado en una gran variedad de ejercicios con distintas intensidades en jóvenes, adultos, personas mayores, activos, no activos, deportistas, personas con desórdenes motores, hombres y mujeres. Lo que se ha observado es que la magnitud del DFBL depende claramente de las circunstancias de cada valoración.

Entendiendo por circunstancias la selección de ejercicios, intensidad, nivel de entrenamiento de los participantes, etc. Por ejemplo, la valoración de la fuerza del miembro inferior en la prensa produce un DFBL menor cuando se realiza isométricamente respecto a altas velocidades. Parece que la edad puede no ser un factor influyente en el DFBL; sin embargo, el historial de entrenamiento, la velocidad de ejecución de los ejercicios, la intensidad y la elección de los mismos probablemente sí lo sean. Por lo general, el DFBL es más frecuente en individuos no entrenados y al realizar ejercicios multiarticulares (que involucran varias articulaciones en el gesto). Esto es lo que ha llevado a creer que las limitaciones del sistema nervioso central son la base del DFBL.

Los factores neurológicos constituyen la causa más sugerida científicamente como explicación del DFBL. Estas explicaciones se basan en el supuesto de que: la actividad neuronal difiere entre los movimientos unilaterales y bilaterales; y esta diferencia es lo suficientemente grande como para reducir significativamente el rendimiento durante las actividades bilaterales. No se puede asegurar a ciencia cierta que así sea, ya que hay estudios que edifican esta afirmación y otros que la desmienten. Por lo tanto, al analizar la información disponible al respecto se puede decir que el control neuronal probablemente juegue un papel en el DFBL, pero aún se desconocen los detalles de esta relación.

En el próximo artículo analizaremos cómo el entrenamiento crónico influye en el DFBL y cómo influye el entrenamiento unilateral y bilateral sobre el rendimiento muscular.

MUJER HIT

Rocío García Fernández

NRSport

+56962153044

rocio_garcia_fernandez@hotmail.com