EL AMOR POR LA ECOLOGÍA DE JUANITA RINGELING

Esta guapa y talentosa actriz se encuentra en una gran etapa de nuevos proyectos en Estados Unidos, dentro de los cuales podemos destacar la activa participación en organizaciones ecológicas y en el #Desafíoceroplástico, explotando su conciencia por el medio ambiente. Te dejamos esta entretenida entrevista en la que descubrimos una faceta única de esta activa mujer.

1. CUÉNTANOS UN POCO CÓMO EMPEZÓ TU INTERÉS POR LA ACTUACIÓN Y CUÁL FUE EL INICIO DE TU EXITOSA CARERA

Mi interés por la actuación fue muy espontáneo, no vengo de una familia de actores ni tampoco viví en la gran ciudad donde estás mucho más expuesta a estímulos culturales como obras de teatro o conciertos. En general, en Chile las iniciativas culturales se concentran en Santiago y como yo vivía entre Cachagua y Viña nunca tuve mucha oportunidad para disfrutar de ellas. Sin embargo, la actuación y el montaje siempre fue la forma que tenía de expresarme, esto surgió desde muy chica haciendo circos y obras. Luego en el colegio participé en talleres de teatro y una vez que salí sabía que actuar era lo que más me gustaba.

El inicio de mi carrera fue de una forma muy convencional, yo me salí de teatro en tercer año y por un tiempo me dediqué a cosas que no tenían nada que ver con el mundo de la actuación. Un día, un amigo actor me comento que estaban haciendo un casting para TVN, yo fui y al día siguiente me avisaron que había quedado. No me dio mucho tiempo para pensar, pero decidí aceptar el papel y así empecé con mi primera teleserie que fue “Hijos del Monte”.

2. ¿EN QUÉ TE ENCUENTRAS AHORA CON RESPECTO A TU CARRERA?

Estoy viviendo en Estados Unidos, por lo que ido abriendo mi carrera hacia otros lugares. Tengo un proyecto personal, una posible película para hacer en Chile y además estoy haciendo muchas audiciones acá.

También estoy muy metida en algo que me encanta y son los temas relacionados con la sustentabilidad y combatir el desastroso paso del hombre por la tierra, estoy investigando y leyendo mucho acerca del tema. Y en el último tiempo he colaborado intensamente con varias organizaciones: Corporación Bosques de Zapallar, Baloon Latam, Fundación Altiplano, Fundación Punta de Lobos, Parley, Ríos to Rivers (aquí un artículo que escribí acerca de lo que están haciendo).

3. ¿CÓMO NACE TU INTERÉS POR LA ECOLOGÍA?

Yo creo que viene de haber nacido y vivido en Cachagua, crecí entre el mar y los cerros, en contacto con los animales, con la huerta, con los ciclos de la tierra. Por eso, no es que el interés por la ecología haya salido de la nada, es que siempre ha sido mi vida.

Mi lado más activo empezó hace alrededor de 15 años cuando había un proyecto enorme en Zapallar que iba a romper completo el Cerro “El Boldo”, arrasando con el bosque mediterráneo costero. Cuando vi amenazada esta reliquia viva y este ecosistema único y frágil, me integre a la batalla que gran parte de la comunidad, mi familia y amigos empezaba a empujar.

Por otro lado, tengo el ejemplo de mis papás, que siempre fueron admiradores de la belleza y de la naturaleza. Creo que de ahí viene esta necesidad de proteger y empujar proyectos sustentables, uno no quiere que se destruya lo que se ama.

4. ¿EN QUÉ CONSISTE EL DESAFÍO CERO PLÁSTICO?

Primero, creo que si nos detenemos a pensar un minuto nos damos cuenta lo ilógico que es el ciclo del plástico. Para producir este material casi imperecedero, ocupamos recursos valiosos y generamos una alta huella de carbono. Pero la mayoría de las veces terminamos ocupando el plástico sólo por unos segundos. Es decir, el costo del producto es mayor que su beneficio.

Y bueno, la verdad es que frecuentemente me pongo diferentes desafíos y este me lo había puesto un par de veces, pero esta vez decidí compartirlo en mis redes y hacerlo más profundo. Para mi sorpresa, encontré muchas personas interesadas en aprender, escuchar y sentirse apoyados en esta batalla que a veces cuesta. No toda la información parece estar a la mano y las empresas y servicios dificultan esta cruzada de vivir con menos plástico.

¡Nos transformamos rápidamente en una pequeña comunidad donde se pasan datos, inquietudes, ideas y pequeños emprendedores salen a la luz con buenísimos productos sustentables!

El primer paso en este desafío es evitar el plástico de un solo uso e incorporar la idea de que este no es un material desechable y por tanto tenemos que andar con nuestro kit de productos reutilizables que nos permitan rechazar esos plásticos ¡Lo del kit es muy simple! Cada cual lo arma con lo que tenga a mano, con los productos y creatividad que quieran. Hay ciertas cosas básicas y el mío se compone de lo siguiente:

- Bolsa reutilizable de algodón o yute (no TNT).

- Contenedor para bebidas calientes y frías. Yo tengo 2 Klean kanteen, una para rellenar con agua fría y un termo para bebidas calientes. (Hay muchas marcas, puede ser un tacho de vidrio, llevar tu propia taza al trabajo, etc. A mí me gusta que se mantenga la temperatura).

- Cubiertos. Los míos son unos plásticos que me dieron hace mucho tiempo en un restaurante, no los quise botar así que ahora jamás los saco de mi cartera. Pueden ser los de tu casa, pueden ser esos sets de madera, bamboo o el set de redes de pesca reciclado de Bureo.

- Y sin bombilla por favor!

La segunda semana es un proceso de profunda concientización. Se eligen tres días donde escribimos una lista detallada de todos los productos que consumimos que sean o tengan plástico. Una vez que tengamos esa información podemos realmente ver nuestras mayores problemáticas y buscar soluciones. En mi caso, me di cuenta de que mi mayor consumo de plástico estaba en los productos de aseo personal (shampoo, bálsamo, pasta de dientes, etc.).

Hoy tengo una escobilla de diente de bamboo y me hecho mi propia pasta con una receta compartida por una cuenta que ha participado activamente en el #desafioceroplastico llamada vivirsinplasticos_chile.

214 vistas0 comentarios