EL BORDADO COMO TERAPIA

Desde pequeña que las manualidades han sido parte de mi hogar y entorno, se han vuelto parte del día a día y más cuando me convertí en Psicóloga. Ahí descubrí el poder que tienen y la magia que puede ocurrir junto a ellas. Hoy les voy a hablar específicamente del bordado, mi especialidad y por qué considero que es de las pocas manualidades donde “equivocarse” no existe, sino que es arte.

El bordado es una técnica antiquísima, se trabaja con hilos, telas y agujas, colores, texturas y variados puntos. La mezcla de todo esto es lo que nos ayuda a fluir en un estado de creación y nos permite desarrollar nuestra creatividad, a dejarnos llevar por la imaginación, por lo que sentimos y queremos expresar, todo a través de un simple diseño o en la elección de esos colores que nos gustan más. Por lo que bordar es una forma de plasmar lo que a veces no podemos decir o proyectar. Ayuda en este proceso a transformar las emociones, permite transmutar estados emocionales negativos en positivos, es un proceso de cambio, que ayuda a liberar esas energías pesadas y sentimientos que nos abruman, dejando espacio para que entren nuevas y limpias emociones y, no solo eso, sino que, al ser una práctica meditativa, nos mantiene focalizados y en conciencia plena.

Así mismo, es una práctica que nos relaja y entretiene, nos desconecta, ayudando a disminuir el estrés provocado por la rutina, el trabajo, la casa, ese día a día o cualquier situación importante que esté generando complicaciones emocionales o físicas. Y, lo más importante, es que, si es en un espacio grupal, aumenta su eficacia. ¿Por qué? Por dos razones, primero tener un espacio para nosotros mismos es clave para encontrarnos y disfrutar y, segundo, compartir con otros esta práctica genera vínculos con personas, nos relaciona con otro entorno, formando grupos, pudiendo hacer comunidad, lo que fortalece el sentido de pertenencia, ayudando así a la autoestima y mejora nuestra calidad de vida.

Por lo que, ir a un Taller de bordado u otro, no es solo para aprender puntos, sino que es una práctica que nos puede acompañar en el día a día y así mismo, traernos una infinidad de beneficios que a veces no nos damos ni cuenta. Aquí un resumen para que ¡anote!

Bordar ayuda a:

  • - Reducir el estrés

  • - Es transportable y por eso...

  • - Relajarse

  • - Acompaña

  • - Desconectarse

  • - Es económico

  • - Meditar

  • - Podemos compartir en grupos

  • - Entretenerse

  • - Mejora el sentido de pertenencia

  • - Ejercitar nuestro cerebro (lo mantiene activo)

  • - Aumenta la autoestima

  • - Mejorar la concentración

  • - Es cariño y amor

  • - Desarrollar la creatividad

  • - Y se pueden hacer regalos con sentido

MUJER HIT

Lotte Maass

Bordadora, Psicóloga y Mamá emprendedora

@locaporloshilos

locaporloshilos@gmail.com

1,006 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo