EL PODER DE LA SIESTA

Durante mucho tiempo echarse una siesta ha sido considerado como un hábito de personas perezosas y poco productivo. Por lo que algunos amantes de ella, han decidido dejar de hacerlo por culpa. Hoy vamos a desmitificar éste hábito y vamos a convertirlo en algo que todos queramos hacer.

Algo que todos sabemos es lo bien que nos hace un buen descanso. Dormir bien durante la noche nos ayuda de muchas maneras. Algunos de sus beneficios son:

  • - Ayuda a mantener un óptimo estado de salud. Nuestro sistema inmunológico emplea el tiempo de sueño para regenerarse, lo que le permite luchar con eficacia contra las amenazas que se le presenten.

  • - Mejora la memoria. Dormir fortalece las conexiones neuronales. Durante la fase REM del sueño, el hipocampo, el almacén de nuestra memoria, se restaura, transformando la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo.

  • - Incrementa la creatividad. Al descansar bien el sistema hormonal se ve beneficiado y trabaja de forma correcta, además el cerebro se ve fortalecido por lo que las ideas circulan más rápida y abiertamente.

  • - Ayuda a perder peso. La falta de sueño hace que los adipocitos (células grasas) liberen menos leptina, la hormona supresora del apetito. El insomnio provoca, además, que el estómago libere más grelina (la hormona del apetito).

  • - Reduce la depresión. Cuando dormimos, el cuerpo se relaja y eso facilita la producción de melanina y serotonina. Estas hormonas contrarrestan los efectos de las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol) y nos ayudan a ser más felices y emocionalmente más fuertes.

  • - Protege el corazón. El insomnio aumenta los niveles en sangre de las hormonas del estrés, lo que aumenta la tensión arterial y la frecuencia cardíaca.

Ahora bien, muchos de nosotros no podemos dormir la cantidad de horas nocturnas que nos gustaría por muchas causas. Pero hay una solución, y es lo que se conoce como “power nap”. “Power nap” es un concepto que se refiere a una siesta de corta duración y que se emplea mucho en el ámbito del deporte de élite por sus múltiples beneficios. Se ha visto que una siesta de unos 15-20 minutos ayuda con los desvelos, favorece el aprendizaje y la memoria; revierte el efecto hormonal negativo de la falta de sueño nocturna; nos permite estar más concentrados y atentos; es una manera fácil de relajarse y reducir la fatiga mental; reduce el stress y las perturbaciones inmunológicas tras una noche de mal sueño; y mejora el rendimiento físico y mental.

Si pensamos en todos los beneficios que tiene dan aún más ganas de disfrutar de una “power nap”. Algunos tips para que la siesta tenga los beneficios de los que hemos hablado y no se convierta en toda una tarde perdida son los siguientes:

  1. 1. Busca un buen sitio para tu siesta. Apaga el teléfono o cualquier otra cosa que pueda distraerte. Si estás en una zona con mucho ruido puedes escuchar música relajante. Y si no puedes estar en un sitio oscuro usa antifaz para simularlo.

  2. 2. Ponte una alarma para despertarte en un período de 15 a 20 minutos. Si eres de esas personas que aprietan el botón de retrasar al escuchar la alarma, pon el teléfono lejos de ti. De tal forma que tengas que levantarte a apagar la alarma.

  3. 3. Despiértate a tiempo. Dormir más de 30 minutos puede producir somnolencia. Reactivar el cuerpo con algunos ejercicios específicos, lavarte la cara con agua fresca y exponerte a la luz solar son maneras de continuar con tu día con toda la energía recargada.

MUJER HIT

Rocío García Fernández

NRSport

88 vistas0 comentarios