3 ERRORES COMÚNES DE LAS NOVIAS A LA HORA DE ELEGIR SU VESTIDO

“Me encantaría verte con un vestido como este”, “Mira! Este vestido lo vi en Instagram y creo que sería perfecto para ti”, “Siempre te imaginé con un vestido con mangas” frases como estas son muy comunes cuando eres novia… mi primer consejo es: PARA, RESPIRA Y ESCÚCHATE.

Cuando finalmente llega el día y la búsqueda del vestido ideal se hace real, nos volvemos locas buscando referencias y pidiendo opiniones a las amigas y familiares; pero OJO! muchas veces el llegar con una idea fija puede jugarte en contra.

El vestido que viste en una revista, o con el que se casó tu amiga o conocida puede no quedarte bien porque cada cuerpo es distinto; y ese es precisamente mi desafío como diseñadora: elegir y asesorar a las novias con los géneros y formas que mejor se amoldan a la figura de cada una para poder así sacarles partido al 100%.

Lo mejor es llegar con la mente abierta, estar dispuesta a probar, jugar y confiar en que estás en buenas manos. Por eso, las primeras reuniones son tan importantes, es clave tener “feeling” con la persona que diseñará tu vestido y te acompañará en esta etapa, la idea es que te sientas cómoda y segura y tener la mejor de las ondas para que el proceso sea entretenido.

Otro error muy común es querer un vestido que no refleja tu esencia, si seguimos todos los consejos que nos llegan podemos terminar “disfrazadas” con un vestido que nos queda bien pero que no nos identifica. Todas tenemos más o menos un estilo, algunas se sienten cómodas con cosas apretadas, otras con sueltas; a algunas les gusta el escote pronunciado, a otras no… Lo más importante es mantenerte siempre fiel a ti misma, mi trabajo como diseñadora es asesorar, pero no imponer. Lo principal en las primeras reuniones con mis novias es conversar y conocerse, para poder llegar juntas a un diseño que realce sus atributos, pero que al mismo tiempo las haga sentir cómodas en su propio estilo.

Y así llegamos al tercer punto a tener en cuenta: la comunicación. Es muy importante que las novias se sientan con la confianza de decir qué es lo que no les gusta o con lo que no se sienten cómodas, sobre todo en las primeras pruebas que es cuando la base del vestido empieza a tomar forma. La idea es que después de cada prueba las novias salgan contentas y no se guarden nada, confiadas en que ese vestido que tienen en mente finalmente se va a hacer realidad. No hay nada más gratificante que entregar un vestido que haga sentir a la novia feliz, cómoda y radiante, y eso sería imposible de lograr sin una buena comunicación.

MUJER HIT

Josefina Ulloa Picasso Instagram

+56998795993

566 vistas0 comentarios