¿ESTÁS PREPARADA PARA ESTE INVIERNO? REFUERZA TU SISTEMA INMUNE!

Lo sabes tú, lo sé yo, lo sabemos todos, sin importar la edad, la raza o el país donde hayamos nacido, “somos lo que comemos”. Por esto, es muy importante alimentarnos de la manera adecuada. Se estima que cerca del 80% de las consultas al doctor pueden evitarse con hábitos saludables. ¿Cómo podemos ayudar a nuestro cuerpo para combatir las enfermedades propias del invierno?

Come frutas y verduras de la estación. Cuando eliges cómo alimentarte, es importante entender que “la naturaleza es sabia”. Como una respuesta evolutiva, los alimentos suelen darnos los nutrientes necesarios para “sobrevivir” a los cambios propios de las estaciones. Es por esto que en esta fecha encontramos alimentos ricos en carotenos y vitaminas como naranjas, limones y kiwis. Por lo tanto, aunque te parezca aburrido comer naranjas todo el invierno y te sientas tentadísima con esas frutas de fuera de temporada, recuerda que son un regalo de la naturaleza para tener un mejor invierno.

Otros alimentos que pueden ser de gran ayuda:

Pimentones: Ricos en betacarotenos y vitamina C. Se ha descubierto que su contenido de vitamina C es aún mayor que los cítricos. Además de ayudarte con las enfermedades típicas del invierno, ayudan a fortalecer huesos, dientes, tu pelo y piel.

Ajo: Tiene propiedades antibacteriales, antivirales y antihongos. Si lo comes de manera periódica y lo incluyes en tus comidas estarás ayudando a tu cuerpo a combatir enfermedades.

Condimentos: Aunque parezcan casi insignificantes y sientas que no aportan mucho más que darle sabor a las cosas, antes de la medicina como la conocemos, muchas enfermedades eran curadas en base a estos alimentos. Si consumes en pequeñas cantidades, pero de manera periódica tiene muchos beneficios para nuestra salud. Varios son descongestionantes naturales como el ajo, la cebolla, los ajíes, el rabanito, jengibre, comino, canela, tomillo y el clavo de olor. Puedes incluirlos en las sopas, en tus ensaladas, guisos, etc.

Miel: Si bien no es una gran fuente de antioxidantes, desde tiempos inmemorables se usa para combatir dolores de garganta, tos e infecciones del sistema respiratorio. Nuevos estudios demuestran que la miel combate microbios y cura heridas. En países como Australia para combatir la tos de los niños, se recomienda darle una cucharada de miel antes de dormir. Eso sí, debes tener cuidado con los menores de 1 año pues puede ser peligroso. Antes de hacerlo convérsalo con tu pediatra.

Por último, te dejo con un remedio casero para resfrió, tos, dolor de garganta y enfermedades propias del invierno.

Remedio de miel casero

Mezcla un ajo una cebolla enteros bien molidos con una taza de miel. Ponlos en un frasco de vidrio y deja reposar la mezcla en tu despensa por 2 semanas. Cuando haya finalizado el tiempo, come una cucharada una vez al día para protegerte de enfermedades o más veces al día en caso de enfermedad. Es un remedio natural que te puede ayudar.

El sabor es bien fuerte, especialmente para niños, así que te recomiendo para una primera vez que empieces con medio ajo y media cebolla en la mezcla.

Por supuesto que esto no reemplaza a un doctor, así que úsalo de forma preventiva o para acompañar las recomendaciones que él te haya entregado.

COLABORADOR HIT

Magdalena Lustig

Consultora Nutrición Saludable

Nature Care College, Sydney

64 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo