ESTILO EN EL EMBARAZO

En el mes de las mamás elegí hablarles a las embarazadas. Gestar tiene mucho que ver con empoderamiento: ¿qué mayor símbolo que poder crear una vida dentro de nuestro cuerpo? También es un período de aceptar el cuerpo como es: porque no queda otra – el cuerpo se adapta de forma permanente para cumplir con este trabajo tan importante.

Empoderarse y aceptar nuestro cuerpo es tema permanente en mi trabajo de consultoría, donde el objetivo final es que seas feliz con tu cuerpo y tu clóset. Lo que debemos hacer (siempre, pero principalmente en períodos como el embarazo) es buscar potencialidades en vez de problemas o dificultades. Entonces, ¿qué tal un guía para construir un clóset que te permita sentir segura en este período y dejar tu energía fluir para cosas mucho más importantes que “no tengo nada qué ponerme”?

PASO 1: “LIMPIEZA” DE CLÓSET

Empecemos por mirar tu clóset con cariño, especialmente buscando potencialidades como prendas en telas suaves, naturales, fluidas, con elasticidad… Tu cuerpo va a cambiar día a día y queremos que tu ropa pueda acompañar los cambios y te permita sentir cómoda siempre. Así que, todo que es más rígido, apretado, incómodo o no tiene que ver con la temperatura de los siguientes meses, puede ser guardado fuera de la vista. Puedes aprovechar este momento para sacar/donar cosas que sabes que no vas a usar más. Siempre hay algo ahí perdido en el clóset, ¡aprovecha esta energía para desapegarte!

Mucha atención par evitar la locura de salir comprando ropa de embarazada: mejor tener menos y usar mucho, no hay necesidad de invertir tanto en cosas que solo van a servir por unos meses. Vale también aceptar ropa prestada o comprar de las amigas y familiares que ya tuvieron guaguas. ¡Ropa usada también es una excelente opción!

EL 1ER TRIMESTRE

En los primeros meses, el desafío es evidenciar la guata. Todas quieren anunciar su embarazo y eliminar esa situación incómoda cuando la gente quiere preguntarte si estás embarazada, pero tiene miedo de que solo hayas subido unos quilos.

Para poner en foco la mini guata, podemos abusar del corte imperio. Vale usar prendas que ya sean así o crear este diseño usando cinturones o fajas en blusas más amplias.

También es el caso de evidenciar el escote, sacando el mejor partido a la hinchazón ;) Escotes verticales generan la sensación de cuello alargado y rostro más elegante.

Todavía deberían servir tus jeans de “no-embarazada”, principalmente los con más elasticidad. Cuando vaya creciendo la guata, vale usar el truco del elástico para el botón – ¡infalible!

EL 2DO TRIMESTRE

Es el mejor momento: ya te ves 100% embarazada, no hay duda, pero todavía no estás súper hinchada y pesada. Hora de re-definir la cintura! Blusas y vestidos que marcan la parte de arriba del cuerpo y evidencian la guata, pero dejando una silueta femenina, incluso con cintura marcada cuando vista de espalda. Sugiero evitar las blusas súper amplias y de tela más rígida, que generan una silueta muy cuadrada y te hacen ver más grande que lo necesario.

Es también el momento de los jeans de gestante. Si vas a comprar una prenda de embarazada, esta sería mi elección. Ideal es tener 2 con diseños y lavados bastante distintos, para que te rindan mayor variedad de looks. Ojo con el fit: mejor que sea un poco más suelto en la cadera y piernas para asegurar comodidad y evitar esta sensación de que tu ropa puede explotar a cada minuto.

Usando el mismo raciocinio, sugiero no usar leggings como pantalón, pero sí como complemento para vestidos y blusas largas, sin evidenciar lo que no queremos mostrar tanto… ;)

EL 3ER TRIMESTRE

Cuando comodidad y practicidad pasan a ser lo más importante, el desafío es no dejar caer el nivel del estilo personal. Es común usar “la excusa” para simplemente vestir cualquier cosa y salir por ahí casi en pijamas. ¡No es necesario!

Vestidos y faldas ocupan un rol importantísimo en esta etapa, por la facilidad de vestirlos y la comodidad. Ojo con los zapatos, los slipon son reyes ya que amarrar cordones no será una tarea fácil con la guata.

Es el momento de imprimir tu estilo a través de los accesorios. En este caso vale la pena invertir a más largo plazo, ya que puedes seguir usándolos post embarazo. Collares, aros, accesorios para el pelo, broches, pulseras, carteras que sean “tu cara” van a marcar la diferencia en tu look. Anillos y zapatos no son muy útiles en esta etapa, obviamente.

PELO Y MAQUILLAJE

En vez de invertir mucha plata/energía en ropa, vale direccionar estos recursos a cuidados básicos que aseguran bienestar durante todo el embarazo: pelo bien cortado e hidratado y maquillaje bien hecho brindan mejor autoestima, ¡te aseguro!

Piensa nuevas maneras (fáciles) de tomar el pelo, asegura un buen corte y color que dure por los meses en que es mejor evitar la coloración, y usa el maquillaje para compensar el clóset limitado: nuevas formas de pintar los ojos y más color en la boca y en las uñas pueden tomar el rol de accesorios.

LENCERÍA

Lo que está debajo importa mucho y es súper importante para asegurar sensación de estar linda y bien cuidada. La belleza desde adentro, ¿sabes? Es real, si nos sentimos bien esto traspasa y nos vemos más luminosas, créeme. Vale invertir en lencería para el período del embarazo que siga siento útil para amamantar: sostenes fáciles de abrir o levantar, pañuelos lindos para taparse cuando das papa, accesorios para prender el pelo fácilmente, todo esto ayuda.

Esto es máxima creatividad, mínimo esfuerzo, compras bien pensadas – todo lo que la consultoría puede hacer para des complicar tu relación con tu clóset.

MUJER HIT

Mariana Pattaro

Brasileña viviendo en Chile. Consultora de Estilo con foco en autoestima.

Trabajando por una relación más fácil, inteligente y humana con nuestro cuerpo, clóset y espejo.

@consultoria_de_estilo

@mpgconsultoriadeestilo

www.consultoriadeestilo.com

mariana@consultoriadeestilo.com

91 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo