FIN DE LA LACTANCIA, ¿CÓMO HACERLO? Y SI A MI HIJO NO LE GUSTA LA MAMADERA?

Escribo sobre este tema porque me encuentro viviendo esta etapa y puede que varias de ustedes también. Creo que no hay nada mejor cuando uno está viviendo algo importante o dando un paso en algo, informarse y leer sobre otras experiencias. Así es que comparto acá la mía y espero que a más de alguna le sirva o inspire.

Mi hija tiene 9 meses y he decidido que ya es momento de pensar en el destete. Soy de esas mamás afortunadas en que la lactancia ha sido una experiencia maravillosa y sin problemas. A mi hijo mayor le di papa hasta los 12 meses y la razón de haber parado fue porque él de un momento a otro no quiso más, es decir tuvo un destete espontáneo. Con mi hija de 9 meses el destete ya empieza a ser más planificado. La razón es porque es tremendamente regalona y dependiente de su madre y considero que ya es el momento, para el bien de las dos, de que empecemos a tener más autonomía (aún sigo con lactancia a libre demanda, aunque hay días en que es más ordenada con los horarios).

Hablo por las dos, ya que la razón por la cual lo hago es por mí (búsqueda de mayor independencia) pero principalmente por ella, pues siento que debo darle un empujoncito para transmitirle que también puede estar segura bajo el cuidado de otras personas, darle la confianza que no solo con la mamá ella puede satisfacer sus necesidades, si no que con otras personas cercanas también, y eso tiene que ver con el desarrollo de su socialización. Además, quiero trasmitirle que juntas podemos relacionarnos de otras formas entregándonos el mismo amor y cariño.

El tema es que mi querida chica, fanática de la pechuga, no necesita nada más en su vida que eso y decidió que el chupete y la mamadera no son aliados de ella. Esto me lo hace aún más difícil; ¿Cómo pensar en un destete si no está para nada de interesada en tomar leche a través de un elemento plástico? Aquí me plantea un desafío el cual debo resolver.

Comienzo dando una breve explicación sobre lo que la palabra destete significa, citando al pediatra español Jorge González, a quien tengo como referente en cuanto a estilos de crianza.

“Teóricamente, en inglés destetar se dice to wean (…) to wean significa acostumbrar, y los diccionarios la definen como: >Acostumbrar a un niño a alimentos distintos de la leche de su madre< Por tanto no se desteta en un día o en un mes, sino en varios meses o años. El weaning inglés no corresponde a nuestro destete, sino que es el largo periodo que comienza con la primera papilla y finaliza cuando al año deja el pecho definitivamente (…) Una madre inglesa que dice >Empecé a destetar el mes pasado< a lo mejor tiene intención de seguir dando el pecho tres años más”

“No existe ningún límite a la lactancia materna. No hay ningún motivo médico, nutricional ni psicológico por el que haya que destetar obligatoriamente a determinada edad. Sí que existen médicos, nutricionistas o psicólogos que pretenden establecer límites >Tú leche ya no alimenta< >Le estás creando dependencia<… Son afirmaciones que no se basan en ningún dato científico; son prejuicios. Usted no está obligada a compartir las opiniones de su médico sobre la lactancia, del mismo modo que no tiene que ser del mismo equipo de fútbol o votar al mismo partido. Algunas madres deciden dar el pecho hasta que el niño se canse y lo deje espontáneamente. Otras prefieren tomar ellas la iniciativa y destetarla antes. Usted decide.”

(Libro “Un regalo para toda la vida”, págs. 215 y 216)

Según esto, podemos darnos cuenta de que existen dos tipos de destetes; espontáneo y dirigido. Y como ven, yo estoy intentando empezar a dirigirlo, pero ¿Cómo lo hago?

Lo primero que me parece clave tener en consideración, es que no es de un día para otro. No se trata de eliminarle la pechuga y hacer como si ninguna existió. Soy muy respetuosa al momento de criar y de generar cambios y estoy segura de que esa es la mejor manera. De una forma amable y cariñosa juntas podemos ir dando ese paso. La pechuga no es solo alimento, si fuera así, sería tan simple como cortarse la leche, darle comida y continuar la vida. La pechuga para nuestras guaguas es cariño, es contacto, seguridad, consuelo… y por eso que el destete es un tema, y no es sinónimo de descansar, pues todo lo contrario. Destetar a una guagua es sinónimo de ponerle más empeño a los juegos y regaloneos, ya que, si le quitas su principal fuente de todo eso, debes reemplazarlo por otro y eso implica más tiempo para mirarlo, hacerle cosquillas y tocarlo; “Un niño no va a renunciar al pecho si no obtiene otra cosa a cambio” (Libro “Un regalo para toda la vida”, pág. 216) Por tanto, queridas mamás, sabemos ya que no vamos a destetar a nuestros niños de un día para otro, esto toma su tiempo, y eso es algo que personalmente he tenido que internalizar. Admito que visualizo la imagen del papá u otro familiar dándole mamadera y paralelamente tengo en mi cuerpo la sensación de descanso, pero eso va a tomar su tiempo. Ese es el primer paso, bajar nuestras expectativas y ansiedades.

Para empezar con el destete, es súper importante cuidar que no lo hagas justo al momento en que tu hijo este viviendo otro cambio significativo. Puede ser demasiado estresante para él que le quites la pechuga al mismo tiempo en que te cambias de casa, cambias de cuidadora u otro evento. Es mejor esperar a que esté bien adaptado a un cambio para empezar otro.

Otro consejo, es dejar de ofrecerle la pechuga, lo cual no quiere decir que dejes de dársela, si no solo darle en aquellos momentos en que “por horario” le correspondería. Y poco a poco puedes ir espaciando las tomas e ir cambiándolas por otros líquidos, compotas o comidas. También puedes hacer un destete parcial, es decir poco a poco ir eliminando las tomas de día y quedarte solo con las de noche y con el tiempo ir dejando también esas.

Cuando te pida papa, puedes darle un poco y luego distraerla y hacer otra cosa. Además, evita dejártela en la pechuga como lo hacías antes, intenta que ya no se duerma tranquilita ahí o que pase un buen rato chupeteando y regaloneando.

Como lo dije más arriba, el destete es todo lo contrario a descanso. Sabemos que la pechuga lo resuelve todo y que al primer llanto o malestar es completamente eficaz para calmar, pero ya debes terminar con eso y tienes que buscar otras formas para poder darle consuelo a tu hijo. Aunque, te recomiendo que, si tu guagua se enferma, te lo tomes con calma y le des pechuga. Sabemos que se ponen más sensibles e irritables, pero son situaciones puntuales que requieren de flexibilidad. Luego de que pase su resfrío o lo que tenga, puedes volver a retomar y no retrocederás, verás cómo recuperaras rápidamente lo avanzado.

También, te recomiendo ir sacándote leche para descongestionar las pechugas y evitar una mastitis (solo un poco para no seguir estimulando su producción).

Por último, debes anticiparte al momento pick de cuando pida su leche. Es decir, lo ideal es darle la mamadera antes de que tenga hambre y pida su pechuga entre llantos y desesperación, porque si intentas darle su papa en ese contexto de seguro que te tirará la mamadera por la cabeza y se abalanzará a tu pechuga. Hay que estar atentos a ese momento, puede que esté tranquilito y sin molestar y tu feliz haciendo otras cosas, pero es ahí cuando debes ofrecerle su nueva forma de tomar papa. Además, de gran ayuda es contar con el apoyo de otra persona que te pueda colaborar en ese momento. El papá, tu mamá, una amiga, cuidadora, etc. pueden ser quienes le den su papa para que tu guagua no tenga la tentación en sus propias narices y puedas hacérselo un poco más fácil (tu olor y la posición en que toma la leche le recuerdan lo rico de tomar papa de la pechuga).

Lo anterior es bajo el supuesto de que la guagua o niño acepta la mamadera, lo cual no es mi caso. Pero como me gusta informarme, leer, hablar con expertos y otras madres, tengo un par de consejos que dar para poder ir avanzando, pero todo implica tiempo y paciencia;

  • -Dejar de lado la idea de que la leche solo se puede dar en mamadera. Hay guaguas que nunca la toman y pasan directamente a tomar en vasito. En mi caso, tengo uno que es bien práctico para esto y si quieres saber cuál es puedes escribirme. La forma de tomar es como el de esas típicas compotas que venden en todos lados. La mamadera es cómoda e ideal, ya que se la pueden tomar solos y acostados, pero no te cabecees demasiado intentándolo si ya no lo logras.

  • -Poner la mamadera o vasito a su alcance entremedio de juguetes. Puede ser raro para tu guagua que de un día para otro aparezca la mamá dándole leche con un objeto y no la pechuga. Para que no sea tan invasivo, y sea más natural la aparición de este nuevo elemento, puedes ponerlo entre sus cosas para que espontáneamente juegue y se vaya familiarizando.

  • -Para que agarre la mamadera (u otro) puedes primero probar poniéndole leche tuya extraída. Así puedes llamar más su atención y ser más atractivo el llevársela a la boca para probar.

  • -Darle desde antes en mamadera. Esto quizás debiera ser lo primero que debería haber escrito. Pero es un consejo que doy en base a mi experiencia. Yo a mi chica sí le di mamadera en sus primeros meses, pero después, como no tuve la necesidad de hacerlo, nunca más se la di y por eso se olvidó de ella. Tal vez una buena estrategia es, aunque estés ahí con ella, darle una vez a la semana (o como tú lo estimes conveniente) su leche en mamadera para que cuando venga el momento del destete, sea alguien conocido y familiar para ella.

Espero que todo lo anterior te haya permitido informarte e inspirado para poder sentirte más segura y acompañada en el inicio de este proceso tan emocional para toda madre.

MUJER HIT

Magdalena Izquierdo H.

Educadora de párvulos

Instructora de yoga adultos, niños y adolescentes.

Mindfulness infantil método Eline Snel

Fundadora de GLÜCK juegos+café

Mamá de 2

@niñosfelicesmamasfelices

maneizquierdo@gmail.com

85 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo