HITS  PARA UN EMBARAZO SANO Y SALUDABLE


La alimentación en el embarazo debe ser sana, variada y equilibrada, lo que influye de manera fundamental en el desarrollo del bebé que se está formando.

- La creencia de que durante el embarazo hay que comer por dos se descartó hace tiempo.

- Hay ciertas bacterias que crecen con facilidad en los alimentos que no están cocinados. Estas bacterias pueden causarte una enfermedad llamada listeriosis, que es peligrosa para el bebé.

- Beber alcohol, aunque sea solamente un vaso de vino con la comida, tampoco es recomendable. El alcohol tiene consecuencias serias para la salud del bebé (defectos físicos, problemas de aprendizaje y problemas emocionales). Por eso, muchos médicos recomiendan abstenerse del alcohol durante todo el embarazo.

- La cafeína es también algo con lo que hay que ser prudente.

- Comienza a tomar tus vitaminas prenatales.

- Hacer dietas de adelgazamiento durante el embarazo no es recomendable para el desarrollo del bebé ni para tu salud.

- Las mujeres que comen bien y aumentan una cantidad adecuada de peso tienen menos complicaciones. Por eso, si estás comiendo frutas y vegetales frescos, proteínas magras, granos integrales y estás aumentando de peso, puedes estar tranquila, todo va bien. - En general debes intentar aumentar entre 11 y 16 kg si comenzaste el embarazo con el peso recomendado. Si estabas por debajo de tu peso normal al quedarte embarazada, puedes aumentar un poquito más, 13 y 18 kg. Y si tenías sobrepeso al comienzo del embarazo, debes intentar subir unos pocos kilos menos, entre 7 y 11 kg. Si padecías obesidad antes de quedar embarazada, se recomienda no subir más de 7 kg. - Si las náuseas, el rechazo que quizás sientes por ciertos alimentos, la acidez o la indigestión te están quitando las ganas de comer, intenta comer de cinco a seis comidas ligeras, en vez de tres grandes. Será más fácil para tu cuerpo digerirlas. No te saltes comidas, incluso si no tienes hambre, porque el bebé necesita recibir alimento de forma regular. - Las comidas procesadas y los postres con mucho azúcar no deberían formar parte de tu dieta. Sin embargo, no se trata de decirle adiós a todos los dulces por estar embarazada, los puedes comer en ocasiones especiales. No te atormentes que una galleta o un pedazo de torta de chocolate de vez en cuando no le harán daño a tu bebé.

Fuente: https://www.babycenter.com

197 vistas0 comentarios