IMPORTANCIA DEL OMEGA 3

Los ácidos grasos omega 3 son ácidos grasos poliinsaturados, que son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo. Los ácidos grasos más importantes son el EPA (ácido eicosapentaenoico), el DHA (ácido docosahexaenoico) y el DPA (ácido docosapentaenoico). Se pueden obtener principalmente de pescados azules y otros alimentos de origen vegetal como el choclo, la soja, las nueces, la chía o las semillas de zapallo.

Según un estudio de Kris-Etherton, P. M et al, se ha demostrado que los ácidos grasos omega 3 reducen la incidencia de problemas cardiovasculares (probablemente porque, entre otras cosas, aumenta considerablemente el tiempo de coagulación de la sangre). Además, estudios epidemiológicos a gran escala sugieren que individuos que tengan riesgo de sufrir problemas crónicos de corazón se benefician del consumo de omega 3, tanto si es derivado de animales como de plantas. Se considera que un consumo que ronde 1,8 gr/día puede reducir significativamente la mortalidad derivada tanto de problemas cardíacos como otros.

En otro estudio de Simopoulos, A. P. se muestra que el consumo de ácidos grasos omega 3 reduce la cantidad de lipoproteína de baja densidad (LDL o “colesterol malo”), y en cuanto a la lipoproteína de alta densidad (HDL o “colesterol bueno”) varia de ningún efecto a pequeños aumentos. También se ha visto que mejora el dolor de las articulaciones con artritis reumatoide, tiene efectos beneficiosos en pacientes con colitis ulcerosa y puede mejorar lesiones de la piel. En varios estudios con animales se ha visto que el consumo de omega 3 disminuye el número y tamaño de tumores y retrasa la aparición de nuevos. Además, estudios con primates indican que el DHA es esencial para el normal funcionamiento y desarrollo de la retina y el cerebro, especialmente en infantes prematuros. Debido a que los ácidos grasos omega 3 son esenciales para el crecimiento y desarrollo durante el ciclo de la vida, deberían ser incluidos en todas las dietas. Por otro lado, según Simopoulos, A. P. hay numerosos estudios clínicos que ratifican que el consumo de suplementos de Omega 3 mejoran muchas enfermedades inflamatorias y autoinmunes, incluyendo artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, esclerosis múltiple y migrañas. Se ha visto que el consumo de suplementos de Omega 3 ayuda a disminuir la ingesta de medicamentos antiinflamatorios.

Si lo miramos desde el punto de vista psicológico, parece ser que el consumo de estos ácidos grasos podría ser beneficioso en el tratamiento y prevención de la depresión. Según Nemets, B. et al, no está del todo claro si los ácidos grasos Omega 3 son en sí mismos los que ayudan a esto o si es la conjunción de los mismos con otros fármacos.

Una vez que queda aclarada la tremenda importancia de éstos nutrientes se plantea la siguiente pregunta, ¿cómo consumir la cantidad necesaria? Lo ideal es construir una alimentación balanceada, en la que la base de nuestra dieta sean proteínas de buena calidad, verduras, frutas y agua en abundancia. Una vez conseguido esto, podemos seguir avanzando. Es necesario comprender que a través únicamente de la dieta es muy complicado conseguir la cantidad necesaria de determinados nutrientes que necesitamos. En éste caso, los ácidos grasos Omega 3. De hecho, se ha visto que la cantidad necesaria para ver mejoras significativas en diferentes aspectos (antes mencionadas) es superior a la que se puede conseguir físicamente a través de la dieta. Es por eso que el consumo de suplementos Omega 3 es fundamental. No todos valen. Hay que saber cuáles escoger y asesorarse correctamente para que no te vendan gato por liebre. Si necesitan asesoría pueden escribirme directamente a mi correo. Espero que les haya servido!

HIT

Nicolás Pickering

NRSport

nicolás_pickering@hotmail.com

Tags:

39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo