BIENVENIDO INVIERNO, LAS VACACIONES Y ¡LAS MANUALIDADES!

Cómo no todo es bordar, quería contarles de mi otro hobby.

En esta época del año, en que pasamos más tiempo en casa, buscamos cosas para hacer y pasar este tiempo encuevados, porque, ¿se han dado cuenta que con la llegada del frío y la poca lluvia, también llegan esos momentos en que queremos salir luego del trabajo y llegar lo más rápido posible a nuestra casa, abrigarnos y hacer cualquier cosa que no signifique salir y congelarnos? Bueno, para eso, y no aburrirnos en el intento, es que hoy les quiero hablar de las lanas y su infinidad de posibilidades. Todos saben que me gusta bordar y que mi emprendimiento se trata de eso, sin embargo, ¡tejer es algo que en esta época del año se me hace inevitable! Estar abrigadita, tener palillos cerca, una rica lana y comenzar a ver alguna serie o película, ¡es lo máximo! y más si es acompañado de algo para comer, una sopita o un té y bueno, los fines de semana una rica copa de vino, (les paso el dato, @hello_wine, máximos!)

El mundo de las lanas hoy ha crecido muchísimo, hay de todos los tipos, para todos los bolsillos y para todos los gustos. Hay lanas 100% lana, sin acrílico, lanas merino, lanas con seda, esponjosas, más delgadas, está el vellón para mantas XXl (arm knitting, full moda), especiales para bebé y así, miles y en infinitos colores y combinaciones. Además, podemos encontrar talleres entretenidos, clubes, clases y grupos para ir semanalmente a tejer y pasar un rico momento. ¡Espacios para aprender hay, ahora es cosa de motivarnos y hacerlo! Y, mi principal motivación tiene que ver con lo hecho a mano.

Aprendí a tejer con mi abuela cuando pequeña, hacía hileras largas de lana (onda estilo bufanda para muñecas jaja), o tejía en esos carretes de madera de hilos con clavos, para armar cuerdas de lana, nunca supe para qué…pero me sentaba horas con ella, mientras me tejía algo para mí. ¡Los elegidos siempre eran un gorro, boina o bufanda, que son mis favoritos también! Y la veía como, con mucho amor y paciencia, tejía cada punto y avanzaba para terminar. Así es como me enamoré del tejido y de las manualidades en general. Creo que hay tanto amor detrás de ellas, que más allá de que quede lindo o no, su influencia emocional es taaaan importante y nos cambia, genera y multiplica amor

Desde ahí entendí que mi motivación era hacerle algo a alguien o a mí misma, que entregar y multiplicar amor a través de algo hecho a mano era irresistible y poderosamente fuerte para mí. Entonces, mis primeras cosas hechas a mano fueron bufandas, hacia como loca en los inviernos, creo que llegué a coleccionar más de 35 (sino más) bufandas en mi clóset, le tejí cuellos a mi pololo (actual marido), banderines a crochet, chalequitos para mis amigas con sus primeras guaguas y lo que se me ocurría, se tejía. No saben lo entretenido que es ponerse algo hecho por uno mismo, o ver la cara de otra persona al entregarle un chalequito para su guagua (mi especialidad, aunque no tengo nada de experta), y por eso mismo, ¡es que los motivos a tejer!, a palillos o a crochet, ambas formas son maravillosas, usando la lana que les acomode más, sino saben, hay varias secas del tejido en Instagram, hay patrones gratis y sino, prueben inscribiéndose en algún taller. Pueden hacerse un chaleco, un gorro, bolso o a las futuras mamás, tejan a sus hijos, o un regalo para la amiga en su cumpleaños, lo que sea, les prometo, que el corazón se les pondrá pomposo de felicidad al ver algo terminado y hecho por ustedes.

Y, obvio, ¡¡después pueden bordarle algo lindo!! ¡Qué disfruten y les quede tan lindo como lo que les provoque tejerlo!

MUJER HIT

Marie Maass

Bordadora, Psicóloga y Mamá emprendedora

@locaporloshilos

locaporloshilos@gmail.com

427 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo