LA REINVENCIÓN TRAS UNA RUPTURA AMOROSA

Superar un quiebre amoroso es difícil. Tarde o temprano a todas nos han roto el corazón, hemos pasado horas y horas pensando qué fue lo que salió mal o que no podremos salir de ese dolor. Pero la realidad es que los años y nuestras propias experiencias nos van enseñando cómo atravesar ese momento de la mejor manera y con mejores herramientas.

Es muy fácil encontrar en internet un millón de textos con tips para superar un fracaso amoroso, pero creo que es con madurez, amor propio y mucho trabajo interno cuando realmente podemos salir de una situación dolorosa con la frente en alto y con crecimiento de por medio.

Lo principal, y creo que todos están de acuerdo en esto, es vivir el duelo con todo lo que ello implica. Llorar, gritar, desahogarse, botar la rabia y la pena es liberador y un buen primer paso para comenzar a reconstruirnos después de un término amoroso. Durante este proceso, es importante escuchar nuestra voz interna y no permitirnos caer en el típico “que hubiera pasado si… y si hubiera hecho esto diferente”, es importante aprender que las cosas suceden por una razón, aunque no lo podamos ver en ese momento y que debemos encontrar el aprendizaje detrás de esa experiencia, porque siempre, siempre, hay una lección que aprender.

Un factor que dificulta la superación de un quiebre es buscar culpables, en una ruptura siempre hay dos partes involucradas y buscar responsables solo nos encierra en un círculo vicioso, donde la mente se transforma en el peor enemigo y el perdón en nuestro mejor aliado. Muchas veces el otro nos pudo haber causado un gran daño y sentimos que no merece nuestro perdón. Es importante entender que este acto no libera al otro de su responsabilidad, pero sí nos libera del resentimiento a nosotros, ese resentimiento que no nos permite soltar y nos hace vivir en función del otro.

La palabra aceptación es poderosa, cuando no está en nuestras manos cambiar la situación, aceptar es el mejor regalo que nos podemos hacer. Muchas veces no nos damos cuenta que una separación es una excelente oportunidad para volver a centrar las energías en nosotras mismas y florecer. Un típico error que cometemos es dejamos de lado por entregarnos a una relación y reinventarse es clave para poder superar la ruptura de una manera sana. Retomar actividades que nos gusten, comprarnos ropa que nos haga sentir lindas o simplemente un café con amigas, son buenos comienzos para poder aceptar la situación y ponernos en la senda de transformarnos y convertirnos en una mejor versión de nosotras mismas.

MUJER HIT

Florencia De La Cruz

Periodista y estudiante de coaching

@flor_delacruz

Tags:

228 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo