LA VERDADERA BELLEZA

¿Alguna vez has dudado de tu belleza? ¿O la has confundido con tu apariencia exigiéndote constantemente de que tienes que verte de alguna manera para lograr esta cualidad?

Muchas veces nos pasa que la hemos confundimos con nuestro aspecto porque es la información más fácil de acceder, sobre todo ahora que nos hacemos valer por cómo nos vemos donde, por medio de las redes sociales, terceros nos “aprueban” por la cantidad de likes que logra nuestra foto subida. Es así entonces como nos clasificamos como un éxito o decidimos que ya es momento de hacer un cambio a nuestra fisonomía, sin darnos cuenta el daño que nos hacemos a nosotras mismas creando una adicción de querer tener un "cuerpo perfecto" que sólo existe en nuestras mentes.

​ Sin embargo, la apariencia es sólo tu envoltorio, que cubre un inmenso regalo que está escondido dentro tuyo, el envoltorio de tu esencia. Es ésta la que te entrega tu verdadera belleza y, al mismo tiempo, te hace ser única. Pero cuando logras conocerte completamente y saber lo que realmente te hace feliz es cuando comienzas a disfrutar de tu vida, gozando de cada momento, reflejando naturalmente tu encanto propio.

Por lo que debemos preocuparnos de trabajarnos interiormente, para ser mujeres llenas de vida, con unas raíces enormes donde las flores que brotamos son sólo consecuencia de ese mundo interior precioso que llevamos dentro.

Si no tenemos nuestras raíces bien construidas, bastará con un corte y ya no quedará más de nuestras flores. En cambio, si tenemos bien formadas nuestras raíces, éstas podrán soportar todas las estaciones y volverán a brotar, cada vez con mayor fuerza.

La belleza no depende de los agentes externos, de la aprobación de terceros, sino que de ti misma, de cómo te tú sientes con quién eres, de tu amor propio.

​ Si bien la superficie es lo que primero atrae, no es lo que finalmente nos hace quedarnos al lado de una persona. Si su forma de ser no nos es agradable, nos alejaremos, así como si el regalo que nos dieron, aunque tenga un maravilloso envoltorio, si luego de abrirlo no tiene nada interesante lo dejaremos a un lado. O aquella flor que de lejos parecía ser hermosa y al acercarnos notamos que está plagada de bichos o está seca por dentro, nos apartaremos de ella.

Preocupémonos de regar nuestras raíces diariamente y crezcamos donde la tierra será más fértil para nosotras, no donde la mayoría de las flores se encuentran, porque hay muchos tipos de flores y cada una sabe dónde brotará mejor según su semilla. No dejes tu esencia de lado porque es ella la que te hace brillar, siendo única y especial.

COLABORADOR HIT Laura Giuliano

Bloguera

"Si quieres un cambio, comienza hoy"

http://lauragiuliano.unsolo.click/

lauragiulianocorrea@gmail.com

280 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo