LOS MIEDOS

La pérdida de control, el ridículo, el dolor, el fracaso, la soledad, “el qué dirán”, el olvido, los cambios, el rechazo, el desapego, la desilusión.

¿Cuál de todos estos miedos se transformó en ese tiburón que te mira intensamente sin que puedas aventurarte al mar? Prefiriendo mirar el horizonte desde la orilla, enfocándote sólo en lo difícil que será llegar al otro lado, en vez de ir por él.

Si quieres algo, ve por él, no busques más excusas que te auto-convenzan del por qué aún no te has metido al mar, mejor anda a buscar un par de gualetas que te ayuden a nadar con mayor facilidad. De no sentirte lo suficientemente preparada, tómate tu tiempo, pero no que quedes de brazos cruzados. Si te da miedo el mar, busca materiales a tus alrededores y constrúyete un bote, porque la preparación no la lograrás quejándote o victimizándote de situación en la que te encuentras. “Peros” siempre habrán, y ellos solo intentarán que optes por lo cómodo.

Dale el "switch" a ese miedo y transfórmalo en un desafío, porque al dejarlo como miedo, solo te va a paralizar. Eso es lo que hacen los miedos, nos limitan a ser nosotras, bajando nuestro horizonte de expectativas. Por lo que todo está en ti, en tu actitud.

Cuando lo enfrentes, te darás cuenta de que ese tiburón que te impedía lanzarte parecía ser grande solamente porque lo sobredimensionaste. Los miedos adquieren el tamaño que tú les permitas tener. Pero al tenerlo en frente notarás que este animal no tiene ni dientes, jamás te iba a dañar. Lo que realmente nos deteriorara es la importancia que les damos a ellos, dejando que guíen nuestras vidas, nuestras decisiones.

Si algo no sale según lo planeado siempre habrá alguien que te ayudará a remar hacia donde necesites, pero de todos modos estoy segura de que eres bastante astuta y son los miedos quienes deben de temerte a ti.

Al sumergirte en lo desconocido comenzarás a ver al mundo desde otro ángulo, desde las profundidades marinas. Al mismo tiempo, comenzarás a conocerte en otros aspectos que nunca exploraste, como lo hábil que puedes ser nadando o lo buena que eres para encontrar tesoros hundidos.

Pero no dejes que los miedos te detengan, desafíate, tienes que cumplir tus sueños, y luego dejar que sigan creciendo, porque una vez que aprendiste a caminar luego te desafiaste a correr y así más tarde a nadar. Pero ¿te imaginas si nunca te hubieras atrevido a caminar por miedo a caer? ¿Cómo sería tu vida hoy?

Así que cuestiónate bien qué te detiene hoy, porque el tiempo pasa y entre más dejas avanzar el reloj, mayor tamaño adquiere tu miedo. No sirve de nada nunca haberte hundido o perdido, si siempre has estado en la orilla, estacionada. Si no lo intentas jamás sabrás lo lejos que puedes llegar. Solo enfrentándote a la oscuridad, conocerás las estrellas y sólo enfrentando el vértigo a las alturas, llegarás a la cumbre.

MUJER HIT Laura Giuliano

Bloguera

"Si quieres un cambio, comienza hoy"

http://lauragiuliano.unsolo.click/

lauragiulianocorrea@gmail.com

382 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo