MITOS DE LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN LAS REDES

En un mundo hiperconectado, donde ya no buscamos la información, sino que somos bombardeados con ella en todo minuto, lo que nos decían que hace diez años nos hacía bien, quizás ahora nadie se le ocurriría comer (una larga lista de productos light están en esta categoría).

Debo decir que he llegado a la conclusión que en lo que respecta a la alimentación no hay verdades absolutas, no hay productos que engorden, así como no existen los que nos hagan bajar de peso, ni malo, ni bueno. Claro, tenemos comida pobre en materia nutricional y ahí surgen todas estas regulaciones “alto en” que nos advierten que algo es elevado en grasas, azúcares, sodio y otros elementos que si consumimos en exceso tendrá consecuencias luego en nuestra salud.

Cada vez que veo en Instagram publicaciones como “tomar té verde para bajar de peso”, “el apio te ayuda a quemar grasa” o “debes dejar de comer fruta después de las cinco de la tarde si quieres reducir tu talla” me frustro de pensar que hay gente que verdaderamente parte y se compra todo el té verde que encuentra en el supermercado y lo toma todo el día esperando que ocurra el milagro y así con todos estos titulares sacados fuera de contexto. El té verde es rico en antioxidantes, quizás te ayude a mantenerte hidratada y permitir que tu sistema metabólico ande más rápido, pero no quemará grasa acumulada y eliminará calorías en exceso por arte de magia. Nada te pasará si comes un durazno a las 8 pm, o si almuerzas un bowl gigante de apio: seguirás siendo la misma y quizás una hambrienta versión de ti misma.

Si lo que quieres es bajar de peso, lo que necesitas es gastar más calorías de las que consumes a diario, para que de esta forma tu cuerpo use esa energía (acumulada en forma de grasa) que “le falta”. A esto se le conoce como “déficit calórico”, teniendo en cuenta que necesitas una cuota de calorías promedio todos los días para cumplir con tus requerimientos. Les hablo desde la experiencia: suena complicado y lo es, traté de calcularlo por mi cuenta y caí varias veces en algunas trampas como que consideraba que tenía una vida más activa de la que realmente tengo o no sabía cuánta proteína debía incorporar a mi dieta para sacar el mejor provecho de mi rutina deportiva y controlar la ansiedad que es mi mayor enemiga.

Solo para ejemplificar mi confusión, les cuento que una vez fui donde una nutricionista que me entregó una dieta que me fue imposible de seguir: puro pollo a la plancha y lechuga, quesillo en la mañana, jamón de pavo, galletas de arroz y paramos de contar. Lo que la profesional no me supo explicar era que detrás de todos esos alimentos hay proteínas, grasas y carbohidratos, que con un poco de creatividad pueden ser harto más sabrosas y apetentes que su dieta. Mi recomendación es que se asesoren bien con un nutriólogo que baje los conceptos y pueda adaptar tu dieta a tu realidad y no te entregue una pauta que vas a abandonar al segundo día.

Dicho esto, a lo que nos convoca: ¿cuáles son los alimentos que vemos a diario en las redes y que no son tan fit como creemos?

- Acaí Bowl: con el dolor de la decepción, encabezo esta lista con el sexy Acaí Bowl. Lo sé, estoy partiendo el corazón de muchas, pero el Acaí Bowl es una preparación que puede tener muchas más calorías de las que piensas. Ahora, las calorías no son como una vez leí: unas malditas que se esconden en tu clóset y encojen tu ropa. El exceso de estas y su composición pueden tener efectos negativos en tu salud y tu objetivo físico. Con su creciente popularidad, el acaí producido a gran escala lo hacen cundir con otras pulpas y le añaden guaraná, lo que eleva su contenido de azúcar en niveles poco saludables. Si a eso le agregamos el plátano, mango, granola, semillas y frutas como toppings…bueno, digamos que tendrás un desayuno demasiado contundente. Es el snack favorito de los surfistas en Brasil…¡pero están todo el día en el agua surfeando! No estoy diciendo que lo dejes, pero fíjate en su composición y cerciórate que sea 100% acaí. Disfrútalo con equilibrio.

- La mantequilla de maní: yo creo que cuando alguien descubrió que con una buena procesadora y un puñado de maní bastaba para tener peanut butter hecha en casa, saltó de felicidad y decidió compartirlo en redes para hacer a más gente igual de dichosa. El maní es un fruto seco rico en proteínas, alto en energía y en grasas naturales. Tiene muy de bueno, pero como en todo, su exceso puede sabotear cualquier plan de baja de peso. Conocer tu porción diaria te va a ayudar a disfrutar de este cremoso invento sin añadir calorías o grasa demás.

- Los frutos secos: en sintonía con la mantequilla de maní, existe mucha confusión con la dosis adecuada. Hay cientos de personas que comparten en sus redes que el mejor snack que pueden tener son las almendras, pero si esto significa comerse la bolsa de 200 gramos en una mañana, tenemos un problema. Sin duda que es una buena forma de matar el hambre de media mañana y calmar la ansiedad entre el desayuno y el almuerzo. Nuevamente, no se trata de que los frutos secos engorden, el exceso de estos te harán engordar como consecuencia de una dieta alta en calorías y grasas, aún cuando estas sean de las saludables. Una guía rápida es no pasarse de los 20-30 gramos (aprox. un puñado).

- Comida vegana/vegetariana: este error es básico, ya que tendemos a pensar que por dejar de lado la proteína animal y ver estos platos coloridos llenos de vegetales y frutas, aquellas personas que siguen una dieta vegana y vegetariana son súper fit. He conocido muchos testimonios de personas que subieron de peso cuando se volvieron vegetarianos, y es que la proteína animal tiene eso que te deja muy satisfecho después de ingerirla. No hay que olvidar que el azúcar, sobretodo la refinada, es un alimento de escaso valor nutricional, que te hace cumplir rápidamente con tus requerimientos de carbohidratos, muchas veces sobrepasando las calorías que necesitas para sacar el día adelante, acumulándose la energía en forma de grasa y no hay conflicto con una dieta vegetariana y vegana, por lo que muchas veces esos queques fit sin azúcar añadida, esas veggie fit balls hechas con dátiles o esas maravillas de tortas veganas siguen siendo altas en azúcar y calorías, solo que son menos procesados o tienen un menor índice glicémico al ser hechos de ingredientes más naturales.

Lo importante es poner atención, informarte y tomar acción en tu nutrición. Más vale que tomes la información que recibes a diario en tus redes y te armes tu propio juicio. La próxima vez que escuches en la oficina, o en una conversación con amigas sobre las maravillas del aceite de coco, del té matcha o del alimento de moda, investígalo, pruébalo e incorpóralo a tu vida solo porque te suma, no porque piensas que consumiéndolo a destajo algún milagro ocurrirá y sin esfuerzo conseguirás el cuerpo que te gustaría tener.

MUJER HIT

Ale Krebs

@fit.fiu

49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo