¿PARA QUÉ TEJER?

Cuando uno empieza a tejer, al cabo de un rato este se pone monótono o difícil. Es ahí cuando surge la pregunta infaltable: ¿para qué quiero seguir tejiendo? Probablemente pienses que en el mercado hay una opción más rápida e incluso, la mayoría de las veces, más barata que aquello que quieres hacer, sin necesidad de que hagas tanto esfuerzo.

¿Para qué tejer? Se puede responder de dos maneras. La primera va enfocada en el producto en sí y la segunda desde el punto de vista de los beneficios que tiene el acto de tejer. Desde el punto de vista del producto, el que sea algo hecho a mano le otorga exclusividad y originalidad, además de que lo puedes hacer a la medida, te aseguras de la calidad y que tu escoges el diseño, la combinación de puntos y el colorido que quieres.

Ahora bien, también se pueden sacar grandes ventajas para la mente y la salud, ya que el hecho de tejer implica en la persona un proceso neurológico importante que es dado por la repetición de un determinado movimiento muscular constante (como es el movimiento de las manos), por la capacidad de llevar un ritmo, por la sensación de las texturas (del hilado y del tejido), por mirar los colores e incluso por oler los materiales. Esta serie de cosas, que se hacen casi de manera sistemática, necesitan concentración, lo que produce la relajación y la calma.

Al mismo tiempo, el hecho de que tejer implique crear, calcular, sentir emociones, evocar recuerdos y satisfacciones, obliga a mantener ocupado el cerebro desarrollando la agilidad mental.

Por último, desde el punto de vista social, cuando se teje acompañado se fomenta las relaciones humanas y las amistades. De hecho, de estas instancias nace la frase “que se teje”, ya que antiguamente las señoras se juntaban a tejer y copuchaban en torno al tejido, por lo que se “tejía” era el tema que tenían.

Así pues, dado la serie de beneficios que te da el tejido, ¡anímate a tejer! Incluso si eres de las que no tiene mucha paciencia o interés, empieza con algo fácil: urde pocos puntos, busca un punto básico, usa palillos grandes y a tejer!

COLABORADOR HIT

Ximena Garcés

@somostejedoras

SomosTejedoras