PILATES Y MI EMBARAZO

Durante el embarazo hay muchas disciplinas físicas y deportivas que nos ayudan a tener los mejores nueve meses y un gran parto. Unos optan por el yoga, otros siguen su rutina en el gimnasio y otros, como yo, se quedan con el Pilates. Como instructora de Pilates, siempre supe lo bueno que era este método en esta etapa de la mujer, pero cuando estuve embarazada y pude experimentar los beneficios de esta técnica en mi propio cuerpo, quedé aún más enamorada de mi profesión.

Mi guata era gigante. Mi guagua era muy grande y yo soy muy angosta, por lo que solo para que te imagines, cuando estaba de 5 meses me preguntaban cuando nacía. Además, soy operada de ambas caderas, quedé muy bien de mi operación, como una persona normal y con caderas sanas, pero para mí, el estar embarazada era una prueba de cómo reaccionarían mis caderas en estos meses. Y, ¿cómo fue todo? Entrené hasta el día antes de parir y después de cada entrenamiento, salía llena de energía.