¿QUÉ TIPO DE YOGA ES MEJOR?

Es una pregunta que recibo con mucha frecuencia y la verdad es que la respuesta es muy amplia.

Así como no hay normas en gustos ni intereses en tu ropa o tu comida o tu pareja, tampoco lo hay en Yoga. Cada tipo de Yoga es diferente y dependiendo de tu personalidad, o a veces, de tu estado emocional en una determinada etapa de tu vida, es la elección del tipo de Yoga.

Primero, aclarar que no hay ninguno “mejor” que el otro, porque todos cumplen funciones diferentes y satisfacen necesidades físicas y mentales específicas.

Les contaré de los más comunes para que, según esto, puedas definir qué es mejor PARA TI.

  1. 1. Hatha: Ritmo calmado y gentil de realizar las posturas, concentrado en el control de la respiración, mantiene las posturas por un número de respiraciones que te permite entender exactamente los movimientos y activaciones necesarias del cuerpo para lograr una alineación correcta. Con posturas aptas para todos los niveles de practicantes, este tipo de Yoga es ideal cuando estás empezando, ya que crearás una base firme y sólida en el caso de querer probar en un futuro una práctica más dinámica. Es un tipo de Yoga perfecto para aliviar el estrés y la ansiedad. Las clases normalmente duran 60 minutos.

  1. 2. Vinyasa: Podríamos definirlo como un Hatha dinámico. Este tipo de Yoga está enfocado en la conexión entre la respiración y el movimiento, y durante 60-75 minutos aprox., vas construyendo un conjunto de posturas que se unirán al rito de la respiración, donde cada inhalación es un movimiento y cada exhalación otro movimiento. Es una práctica que desarrolla fuerza y flexibilidad, una meditación en movimiento, ideal para las personas más activas que buscan salir de la infinita máquina de pensamientos de su cabeza y mantenerse enfocados en una dinámica que no te permite distracciones. Es una hermosa forma de conectarse con el cuerpo, mente y espíritu. El Vinyasa se caracteriza por su variedad, no encontrarás una clase igual a la anterior, la práctica va cambiando constantemente

  1. 3. Ashtanga: Esta práctica ancestral requiere de mucha constancia y perseverancia, el Ashtanga está instaurado bajo “series”, que se practican día a día, avanzando de a poco a través de la repetición y entendimiento de cada postura de la serie. Es una práctica físicamente demandante, que requiere resistencia. Si vas a una clase de Ashtanga y nunca has practicado antes, fíjate que sea una clase guiada, para que vayas recibiendo instrucciones de cómo acceder a cada postura de la serie, ya que, si vas a una clase de ashtanga “mysore”, cada persona estará inmersa en su propia práctica, avanzando a su ritmo y el profesor se encarga más de corregir y asistir posturas que de dirigir. Este yoga es un desafío alucinante de superación física y mental, que se convierte en una disciplina diaria de por vida.

  1. 4. Iyengar: Perfecta para aliviar tensiones y dolores de espalda, cuello y articulaciones en general. Es una práctica que se enfoca en la salud muscular a través del uso de distintos elementos de soporte: correas, bloques, cojines y hasta sillas, para buscar alivio y equilibrio en las posturas. Es una práctica que mantendrá tu cuerpo y mente a salvo, buscando opciones saludables para restaurar hasta los tejidos más profundos.

  1. 5. Kundalini: Esta maravillosa práctica involucra cantos de mantras, ejercicios de respiración y movimientos para energizar el cuerpo, a través de una experiencia única en la que tus chakras (canales de energía del cuerpo) se irán alineando para que, a través del desarrollo energético y espiritual ir sanando el cuerpo físico. Este tipo de Yoga es un desafío para tu timidez e introspección, ya que requiere que saques tu voz y muestres tu energía. Es una muy bonita forma de sanación y conexión, que vale la pena probar.

Estos 5 tipos de Yoga son los que, personalmente recomiendo, dependiendo del tipo de persona y de lo que busca alcanzar o trabajar. Al tener distintas metas, necesitamos opciones y caminos diferentes que nos ayuden a cada uno a encontrar lo que buscamos. No te dejes llevar por lo que hagan los demás, pregúntate primero qué es lo que buscas y luego evalúa tus opciones.

El tipo que elijas va a ser el que necesitas en este momento de tu vida, quién sabe si más adelante tus intereses van cambiando, quién sabe si después de probarlos todos encuentras el tuyo. Pregúntate, explora y mantente con la mente y el corazón abierto a recibir lo que cada uno de ellos tiene para entregarte, porque estoy segura de que hay algo positivo que puedes sacar sin importar cuál elijas.

MUJER HIT

Maida Ramirez L.

Instructora y estudiante de Vinyasa Yoga

Chilena

maidaramirezl@gmail.com

@maidaramirezl

70 vistas0 comentarios