¿QUÉ SUPLEMENTOS TOMAR?

Me imagino que entras a la farmacia y la cantidad de suplementos como minerales, vitaminas, enzimas, etc. te agobia un poco y no sabes qué tomar. Y cuando hablas del tema con alguien o decides leer algo sobre esto, es simplemente más información y quedas más confundida de lo que estabas. La verdad es que nos pasa a todas y hoy voy a tratar de ayudarte con esa compleja decisión.

La respuesta es NADA. Tan simple como esa. Si eres capaz de alimentarte bien, saludablemente, reduciendo alimentos procesados y eligiendo lo que es mejor para ti, no necesitas nada más que eso.

Hay muchas razones que avalan el no tomar suplementos y aquí voy a contarte algunas de ellas.

  1. 1. Los alimentos son el mejor paquete del mundo. No sólo porque no puedes alcanzar niveles de toxicidad a través de ellos, sino porque también son capaces de hacer combinaciones para aumentar sus efectos en tu cuerpo. Cuando comes una naranja no comes solo vitamina C. Junto a ella comes también beta carotenos, fibras y otras nutrientes que van a realzar aún más sus efectos.

  1. 2. Tomar suplementos puede tener riesgos. Generalmente los suplementos tienen niveles de toxicidad que pueden tener efectos negativos y terminar dañando tu cuerpo. Por ejemplo, el exceso vitamina B6 puede causar daño en el sistema nervioso, el de vitamina C puede producir cálculos renales, etc.

  1. 3. Tomar suplementos puede tener efectos contrarios a algunos remedios. Un ejemplo es la vitamina E que actúa como anticoagulante. Puede tener efectos adversos si estas tomando algún remedio para coagular la sangre o incluso si la tomas en mucha cantidad antes o después de alguna cirugía.

  1. 4. La biodisponibilidad de los suplementos no es siempre la mejor. Existen estudios que demuestran que la absorción de distintos suplementos depende de su calidad y generalmente es en niveles muy inferiores a la absorción en su forma natural. El cuerpo está hecho para absorberlos como los hizo la naturaleza, consumirlos en los alimentos siempre es el más efectivo.

  1. 5. La calidad del suplemento importa. No todos los suplementos presentan la misma calidad y es importante estar al tanto. Pero es difícil y las regulaciones de cada país son distintas. Malos niveles de calidad pueden afectar desde el nivel de absorción hasta presentar combinaciones de elementos en su fabricación perjudiciales para tu salud.

  1. 6. Los suplementos deben usarse sólo por un tiempo. Salvo excepciones, deben usarse sólo por un período específico. Ejemplos de esto son el ácido fólico en las embarazadas o la vitamina B12 en los veganos en caso de tenerla baja. Pero esto siempre es bajo supervisión de un especialista que te ayude. Tomarlos durante mucho tiempo puede dañar tu cuerpo, alcanzar niveles de toxicidad o por ejemplo en el caso de las enzimas digestivas, hacer que tu cuerpo se ponga “flojo” y deje de “hacer el trabajo como debe”.

Antes de tomar un suplemento siempre es mejor que lo consultes con un especialista. Por estas razones, intenta siempre elegir el mejor paquete del mundo, el natural y vas a tener las mejores nutrientes que puedas imaginar haciendo maravillas en tu cuerpo. Si sientes que algo tienes que mejorar, es mejor que te asesores para asegurar una dieta sana y balanceada. Esto, junto a cambios en tu estilo de vida, como ejercicio y manejo del estrés, van a ayudarte a conseguir excelentes resultados en el largo plazo.

Por último, un consejo simple, trata de abarcar los distintos grupos alimenticios. Si lo logras, probablemente estés abarcando gran parte de los nutrientes que necesitas.

COLABORADOR HIT

Magdalena Lustig

Consultora Nutrición Saludable

Nature Care College, Sydney

88 vistas0 comentarios