RAYANDO CON MARRAKECH

Marrakech era un destino que hace rato tenía en mente, algo como dentro de los “prioritarios”, sin embargo, igual logró sorprenderme y ser uno de los destinos que recomiendo a ojos cerrados, son tantos los ítems a contar de la experiencia que iré por parte, para que esto, además de trasmitir la experiencia, pueda serles útil si planean conocerlo.

Datos prácticos:

  • - Chilenos no necesitamos visa

  • - Las mujeres no podemos ingresar a las mezquitas

  • - Son musulmanes, por lo que se sugiere usar ropa adecuada (en lo posible no dejar descubiertos brazos y piernas). Hace calor por lo que no es una misión fácil.

  • - El alcohol es prohibido por religión así que si lo encuentra es carísimo. Si quiere tomar, lleva algo en tu maleta.

  • - Use ropa ligera, venden mucho allá y a buenos precios.

La llegada desde Menara

Saliendo del aeropuerto en Menara sientes la ola de calor, además de esa sensación que estás en otro mundo. Yo venía desde unos días en Madrid, y la diferencia cultural se nota y es parte de su encanto.

Lo primero fue buscar un taxi (son baratos), el viaje desde el aeropuerto al centro de Marrakech (Medina) no cuesta más de unos 100 Dirhams (6.500 pesos aprox.) por lo que creo que es una opción práctica y puedes involucrarte de inmediato en la dinámica de “regateo” que caracteriza al lugar. Si te cobran más de los 100 ofrece eso o menos, en este lugar todo se negocia y ellos esperan que lo hagas, también entiendo que hay un bus pero no supe su frecuencia y dado que los taxis no son caros no creo que valga la pena.

Si te quedas en un hotel en el Souk o Medina, lo más probable es que te pierdas entre sus callecitas, así que lo mejor es averiguar si tu hotel tiene el servicio de ir a buscarte al menos a la plaza.

Hoteles

Marrakech, la ciudad más visitada de Marruecos, fue la capital del Imperio Islámico, por lo que es un lugar muy turístico, haciendo que la oferta hotelera sea amplia y variada, en precios y tipos. Puedes acceder a buenos hoteles a muy buenos precios por lo que aprovecharía la oportunidad de hacerlo.

Yo te aconsejo para vivir la experiencia a fondo, quedarse en un Riad específicamente en el Souk o Medina, que es el casco antiguo de la ciudad frente a la plaza Jemaa El Fna, con su infinidad de callecitas y curvas casi laberínticas. Se trata de hoteles más bien tipo boutique de en general no más de 10 habitaciones, que se emplazan entre callejones y que desde afuera no se distinguen. Son casas antiguas típicas del lugar acondicionadas como hoteles, la mayoría conservan fuentes interiores, azulejos, decoraciones y jardines que te hacen transportarte rápidamente a esto que es definitivamente una experiencia única. Además, si te quedas en el Souk estarás cerca de todo y es bastante tranquilo, al menos en el que me quede yo (Riad Palais des Princesses, aprox. 60.000 pesos por día) reinaba la paz y estaba muy bien cuidado, con una azotea y una piscina interior que se agradece post caminatas con 40° grados de calor.

Yo me quedé 6 días, 3 en ese hotel 1 noche en un paseo al desierto y los últimos dos días, para conocer otro sector, me quedé en el Riad Viva (aprox .55.000 pesos por día), un hotel un poco más alejado, el que era aún más bonito que el anterior y con una linda piscina al aire libre. No lo recomiendo si no estás dispuesto a arriesgar tu vida cruzando las calles para llegar a la plaza, que es lo que prácticamente tienes que hacer cada vez que cruzas una calle, estrés que al menos yo no quería en vacaciones, es realmente del terror entre motocicletas y autos que no paran al intentar cruzar, la claves es avanzar a ritmo constante dicen, pero hay que ser medio operado de los nervios para hacerlo.

De compras

Las compras son principalmente de la artesanía local, zapatos y artículos de cuero, té de menta, alfombras, vestidos, etc. Los vendedores son bastante insistentes, así que como consejo si no estás realmente interesado en comprar algo, ni siquiera preguntes su precio, porque lo que ellos entienden es que lo quieres y se enfocan en solo intentar llegar al acuerdo del precio. Como dije antes, acá todo es negociable, así que esperan que les hagas contra oferta. Al principio te complicas ya que en general es barato, pero al final pierdes la vergüenza y terminas pagando la mitad, negocien!!!!

De lo mejor del viaje, la comida!

La comida es uno de los descubrimientos gratos de esta ciudad, es sencillamente maravillosa, llena de sabores, especias, preparaciones diversas y por sobre todo muy barata, todo acompañado muchas veces con té de mente, otro clásico marroquí. Recomiendo no irse sin probar el Tejine, de lo que sea, hay de pollo, de carne, etc. Es una preparación en greda a fuego lento que queda increíble de sabor. Otro completo imperdible de la cocina marroquí es la Pastilla de pollo, es un pastel con un sabor increíble que se produce de la mezcla de pollo y almendras, más las especies típicas de la comida marroquí, envuelto en masa de hojaldre, una delicia!

También están la variedad de couscous, ensaladas, sopas como la harira (típica en ramadán), etc. Un imperdible es aprovechar la noche e ir a alguno de los cientos de puestos que se instalan en la plaza Jemaa El Fna, como asimismo tomar jugo de naranja en las mañanas recién exprimido por 30 centavos de euro! Una maravilla.

En otro post les contaré sobre paseos a hacer cerca de Marrakech ;)

COLABORADOR HIT

Carla Quiroga Morales

@locomidoyloviajado

61 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo