REDESCUBRE TU CLOSET

Mucha gente, cuando yo digo que soy Consultora de Estilo (o personal stylist), me dice: Ahhh, como en “no te lo pongas”. Dada la cantidad de programas de tele que hacen “transformaciones” y muestran un “antes-y-después”, se crea una imagen de que una “experta” va a entrar a tu casa, botar todo lo que tienes y salir a comprar todo nuevo. Automáticamente, pensamos en cuanto todo esto va a costar y decimos “no es para mí”.

Les cuento que no es así. En los programas de tele la idea es entretener, pero en la vida real la idea es ayudarte, entrenarte y guiarte en un proceso de autoconocimiento y construcción de un estilo real, práctico, que funcione. Además, jamás podría maltratar a una clienta como se hace en estos programas ¿O soy la única que encuentra bastante agresiva e invasiva la manera como simplemente ignoran la historia y personalidad de la víctima de la vez?

Muchas clientas me buscan diciendo que están aburridas de su clóset. Y lo primero que dejo claro es que si algo está en su clóset tiene una razón para estar ahí, me dice algo sobre ella y es parte de su historia. No se puede botar todo y armar un clóset de cero. Lo más eficiente es programar revisiones periódicas de tu clóset, para mirar de manera objetiva lo que tienes y retirar el exceso, lo que ya no funciona en tu momento actual. El resultado es la sensación de que la ropa que quedó es nueva y, aunque queden menos prendas, las posibilidades de looks aumentan – porque lo que queda, ¡funciona!

Debido al enfoque en lo que hay de mejor en el closet (en lo que queda y no en lo que sale), en mis consultorías esta etapa se llama revitalización de clóset. La idea es buscar potencialidades y construir un nuevo momento en tu estilo. Hoy voy a compartir con ustedes una guía para que puedan hacer esta etapa en casa, ¿qué tal?

1. PREPÁRATE

Separa un tiempo para hacer esto SOLA. Tener una amiga, hermana o tu mamá para ayudar puede parecer una buena idea, pero idealmente deberías tomar tú las decisiones de eliminar o quedarte con algo y sabemos que a todo ser humano le encanta dar su opinión, ¿cierto? ¡Elije un playlist que te anime y dale!

2. SELECCIÓN

Separa las prendas por grupo (poleras, pantalones, faldas, etc.) y revisa una a una, comparando las similares, para quedarte solo con lo que te encanta y realmente funciona en el día a día. Algunas preguntas para hacerte en este momento:

- La he usado en la ultima temporada? Si no, por qué? Se puede (y me gustaría) arreglarla para volver a usarla?

- Me viste bien? Me siento cómoda? Me gusta?

- Tengo varias prendas con la misma función? Cual de ellas me gusta más y por qué?

- Me gusta el color / estampado? Funciona con los otros colores que tengo en el clóset?

- Funciona en mi rutina actual? Traduce mi personalidad (¿me siento “yo” cuando lo pongo o me siento disfrazada?)

- ¿Puedo pensar en varios looks y situaciones (reales) distintas para usarla?

3. ELIMINAR

- Todo lo que ya no sirve (en el cuerpo y en la vida)

- Todo lo que ya está muy desgastado, manchado o mal conservado (tenerlos ahí y nunca usar es lo mismo que no tener)

- Las típicas prendas que siempre pones y sacas antes de salir porque no logras sentirte bien (alerta: te sientes disfrazada)

- Prendas que sólo funcionan en un look (poco versátiles)

4. ORDENAR

Mientras vas evaluando cada prenda, lo ideal es ya pensar en su destino y separar todo en bolsas. Con mis clientas hago así:

- Lo que se va: ya con destino determinado, sea donación, vender, regalos, etc.

- Lo que se arregla: muchas veces con pequeños ajustes, una prenda que nunca usas puede volver a ser la estrella de tu clóset. Lo mismo vale para prendas que necesitan ir a tintorería, pero nos da lata hacerlo. ¡Este es el momento!

- Lo que se guarda: ítems específicos que no necesitan estar muy a mano, por ejemplo, ropa de temporada

5. EN CASO DE DUDAS

Lo más probable es que sea difícil desprenderse de algunas prendas, por distintas razones, entonces cuando haya duda, recuerda que un clóset eficiente:

- Es conciso

- Tiene prendas MUY variadas

- Tiene más partes de arriba que de abajo (contando vestidos y enteritos como parte de abajo)

- Se actualiza de a poco, de manera racional, no por impulso

Si realmente no puedes tomar una decisión, la pregunta de oro es: ¿si estuvieras en la tienda ahora, la comprarías?

Acá te dejo un mini torpedo para guiarte en el proceso:

Tener demasiada ropa genera una sensación falsa de seguridad. ¿De qué sirve tener un clóset lleno y nunca tener nada que ponerse? Te recomiendo hacer este ejercicio con tiempo y atención, vas a ver que es un súper ejercicio de autonomía y conciencia. Y si te sientes bien después (yo sé que sí), prográmate para hacerlo periódicamente, por lo menos 2 veces al año. Con el tiempo te vas a sentir cada vez más dueña de tu clóset, eliminando excesos, disfrutándolo más y ser objetiva a la hora de comprar es una consecuencia cierta. Ya estamos en cambio de temporada, ¡anímate a hacerlo antes de salir a comprar!

MUJER HIT

Mariana Pattaro

Brasileña viviendo en Chile.

Consultora de Estilo con foco en autoestima, trabajando por una relación más fácil, inteligente y humana con nuestro cuerpo, closet y espejo.

@consultoria_de_estilo

@mpgconsultoriadeestilo

www.consultoriadeestilo.com

mariana@consultoriadeestilo.com

252 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo