COMO MEJORAR MI SALUD INTESTINAL

Como ya hemos hablado en otros post, tener una buena flora intestinal es fundamental para gozar de buena salud. Y por tanto si queremos tener un buen rendimiento deportivo es fundamental que la cuidemos.

A la hora de mejorar la salud intestinal, y con ello la salud global, debemos consumir alimentos ricos en fibra. En caso de alguna enfermedad específica o período de trastorno gastrointestinal, disminuir sobre todo la cantidad de fibras insolubles. Por otro lado, no abusar de productos lácteos ni gluten (lo que no quiere decir erradicar). Además, existen diferentes complementos y especias que favorecen la flora intestinal. Por último, ingerir aproximadamente 2 litros de agua diaria y realizar actividad física.

Fibra: uno de los nutrientes que más benefician a la proliferación de bacterias beneficiosas dentro de nuestro intestino. Las fibras solubles (retienen agua y enlentecen la digestión. Presentes en las hortalizas, algunas legumbres, semillas y algunas frutas) tienen mucha importancia, ya que son la fuente de energía de las bacterias intestinales. Por ello consumir este tipo de fibra tiene como consecuencia la modificación en la composición de la microbiota, al hacer que proliferen de forma selectiva las bacterias beneficiosas para la salud. Por otro lado, al degradarse en el intestino producen ácidos grasos de cadena corta (butirato, propionato) que constituyen el carburante básico de los enterocitos, las células de la pared del intestino. Actualmente se conoce que el déficit de estos ácidos grasos puede degradar la mucosa intestinal, dejando así vía libre a las moléculas tóxicas y pudiendo originar una inflamación crónica.

De todos modos, hay que tener en cuenta situaciones concretas, en el caso de personas que sufran inflamaciones crónicas intestinales o que estén atravesando un período corto (2-5 días) de malestar grastrointestinal hay que tener especial cuidado con las fibras insolubles ya que son más difíciles de procesar (alimentos ricos en fibras insolubles son los frutos secos, los granos enteros y las semillas).

Lácteos y gluten: la recomendación es muy sencilla; NO abusar de ellos.

Complementos alimenticios: Además hay varios complementos alimenticios que nos ayudan a mantener un correcto equilibrio de nuestras bacterias intestinales: vitamina D, es indispensable para el sistema inmunitario y su carencia es responsable de los procesos que conducen a enfermedades inflamatorias del intestino; glutamina, ayuda a que la pared intestinal funcione con normalidad, ya que nutre los enterocitos (células intestinales); probióticos; omega 3, desempeñan una acción antiinflamatoria. Son recomendables sobre todo si el consumo de pescado graso es escaso o nulo. La dosis adecuada es de aproximadamente 1 gr a día; cúrcuma, esta especia tiene propiedades antiinflamatorias probadas. Es mejor consumirla de manera “simple”, a través de la comida. Y no en suplemento porque de éste modo tiene mayor efecto a nivel intestinal;

Agua: estar correctamente hidratadas favorece el tránsito intestinal y es vital para muchas de las funciones de nuestro organismo. La recomendación es ingerir dos litros diarios aproximadamente. Teniendo en cuenta también el componente de agua de los alimentos.

MUJER HIT

Rocío García Fernández

NRSport

Rocio_garcia_fernandez@hotmail.com

106 vistas0 comentarios