SOLO RESPIRA

¿Alguna vez te ha ocurrido que has llegado a vivenciar un importante episodio ansioso? Muchas de las veces no conocemos ni siquiera el origen del mismo, pero una sensación odiosa invade muchos, si no todos, los espacios, susurrando ideas repetitivas, de contenido negativo pudiendo llegar incluso a ser angustioso… podemos encontrar también un correlato en nuestro cuerpo, almacenando incomodidades, malestares físicos y dolores varios (si quieres ver más sobre este tema puedes ver aquí), incluso haciendo que toda nuestra atención se enfoque en esas sensaciones, llegando a dejar de lado actividades que anteriormente disfrutábamos mucho. En algunos casos puede llegar incluso a desencadenar crisis de pánico.

Frente a este tipo de situaciones la principal sugerencia será que puedas consultar por algún proceso terapéutico en el que puedas de a poco ir develando la situación que te pueda estar llevando a tener esta sensación de ansiedad o en su forma más aguda, angustia.

La palabra hablada tiene un poder muy fuerte para la sanación, por lo que cuando ponemos algunas situaciones en palabras, de alguna forma generan que uno se saque “un peso de encima” y en muchas personas se reporta la sesión de sentirse mejor luego de comenzar a hablar sobre ciertos temas que no suelen compartir con otras personas, sin embargo, en algunos casos no es tan fácil llegar rápidamente a la identificación del origen del asunto.

Una herramienta que aporta múltiples beneficios para tener en consideración y que, personalmente recomiendo, es la atención plena o mindfulness, específicamente la respiración consciente (algo que siempre hacemos pero que pocas veces le prestamos real atención), porque lo prioritario en momentos de extrema angustia es mantener la calma, algo que puede ser muy difícil de lograr cuando no sabemos cómo hacerlo.

Lo mejor de esta herramienta es que no necesitas nada más que tu sola presencia y es una actividad que puedes realizar en cualquier momento y lugar, en el trabajo, en la casa, caminando, etc. Dentro de los principales beneficios de esta práctica es el volver la atención al momento presente, evitando visitar mentalmente el pasado que ya pasó o el futuro incierto, si no que en el aquí y el ahora.

Al momento de atreverte a experimentarlo, es importante es que nunca fuerces tu respiración, es decir, si tu inspiración es corta, deja que sea corta y si no es muy tran­quila, déjala que sea así también.

Mientras inhalas y exhalas, deja que el aire fluya entrando y saliendo por tu nariz. Al comienzo puede que tu respiración no sea relajada, sin embargo con el tiempo esta se volverá más calmada y tran­quila hasta finalmente poder apreciar como todo se vuelve más ligero, aportando a tu bienestar general.

Si para comenzar necesitas una guía, en internet existe bastante material escrito y videos en youtube, así que ya sabes… res pi ra...

MUJER HIT

Catalina Cerda

Psicóloga Clínica de la Universidad de Santiago, Diplomado en Psicoterapia Sistémica Familiar, y en Terapia Floral

Psicoterapia Floral Catalina

psicoterapiafloralcatalina@gmail.com

86 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo