SUPERALIMENTO. CHÍA

La chía o chan (Salvia hispanica L.) es una planta herbácea de la familia de las lamiáceas; es nativa del centro y sur de México, El Salvador, Guatemala y Nicaragua1​ y, junto con el lino, es una de las especies vegetales con la mayor concentración de ácido graso alfa-linolénico omega 3 conocidas.

La semilla de chía contiene alrededor de 40% de carbohidratos; de estos, 30% es fibra insoluble, 3% es fibra soluble y el resto son almidones esenciales. Cuando la chía se mezcla con agua y se deja reposar durante algunos minutos, se forma un gel sólido. Tal reacción se debe a la fibra soluble de la semilla. Algunos investigadores suponen que este fenómeno sucede también en el estómago. El gel formado en el estómago se convierte en una barrera física para la digestión enzimática rápida de algunos carbohidratos, impidiendo su transformación en azúcares sencillos y modulando el metabolismo de estos compuestos en beneficio, por ejemplo, de los diabéticos. Por otro lado, la fibra dietética de la chía tiene un efecto favorable durante el transporte del bolo fecal, previniendo así la obesidad y diversas enfermedades del tracto digestivo. Estas propiedades hidrofílicas de la fibra soluble de la semilla de chía, que posibilitan que la semilla absorba agua hasta doce veces su propio peso, permiten que, una vez consumida, el organismo prolongue su estado de hidratación, retenga humedad y se regulen más eficientemente los fluidos corporales, la absorción de nutrientes y, consecuentemente, el balance electrolítico.

La semilla de chía contiene muchos nutrientes como: proteínas, calcio, boro (mineral que ayuda a fijar el calcio de los huesos), potasio, hierro, ácidos grasos como omega 3, antioxidantes y también oligoelementos tales como el magnesio, manganeso, cobre, zinc y vitaminas como la niacina, entre otras. Por estas características nutricionales podemos deducir que el consumo de chía beneficia a nuestro sistema inmunológico, ayuda a la formación y mantenimiento de huesos, facilita el proceso de la contracción muscular, favorece el correcto funcionamiento del cerebro y ayudar a combatir la oxidación producida por el deporte y el estrés del día a día.

La mayor parte del componente de carbohidratos de la semilla de chía es de fibra. Las semillas de chía contienen 34,4 gr de fibra por cada 100 gr de chía. En comparación con otros alimentos tiene dos veces más cantidad de proteína que cualquier semilla, tres veces más antioxidantes que los arándanos, tres veces más hierro que las espinacas cinco veces más calcio que la leche entera, dos veces la cantidad de potasio que en los plátanos, y siete veces más omega 3 que el salmón

Lo que sí es importante mencionar es que consumir 100 gr de chía de una sentada es bastante difícil (no así de otros alimentos), por lo que la información anteriormente dicha no significa que sea saludable sustituir un filete de salmón por un yogur con dos cucharadas de chía, por ejemplo. Es un alimento que es muy sencillo de incorporar a nuestra dieta diaria, y por ello debemos hacerlo, como complemento a nuestra alimentación. Puedes incorporarlo en smoothies, ensaladas frías y tibias, o en tu plato de avena.

No esperes más y comienza a incorporar esta semilla en tus platos.

EXPERTO HIT

Nicolás Pickering

NRSport

+56944465535

Nicolas_pickering@hotmail.com

117 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo