TATUAJES Y RENDIMIENTO. ¿TIENEN RELACIÓN?

Los tatuajes son, hoy en día, un “accesorio” que mucha gente decide usar, tanto dentro como fuera del ámbito deportivo. De hecho, hay reportes que indican que dentro de la NBA (durante la temporada 2015-2016) 3 de cada 4 jugadores está tatuado. A raíz de ésta masificación de tatuaje nacen inquietudes subyacentes. Un estudio reciente sugiere que los atletas deben pensárselo dos veces antes de hacerse un tatuaje, ¿Por qué?

El proceso de tatuado implica perforar la piel con agujas que contienen un colorante que se libera y deposita a 3-5 mm debajo de la superficie cutánea, en la capa dérmica. Es en la capa dérmica dónde se encuentran también las glándulas sudoríparas, que son las responsables de secretar fluidos y que cumplen un papel fundamental en el proceso de termorregulación. Y por tanto, en la aparición de la fatiga por calor y consiguiente bajada del rendimiento. Es, por esto, razonable cuestionarse si el hecho de estar tatuado interfiere en una respuesta normal del sudor. Un estudio reciente investiga exactamente esta cuestión.

Los investigadores (Luetkemeier et al) reclutaron a 10 individuos con tatuajes en un lado de su cuerpo. Midieron el ratio de sudor y su composición (sodio) en el área tatuada e hicieron exactamente lo mismo con el lado que no estaba tatuado. Los resultados mostraron claramente un menor ratio de sudoración (53% menor) y una mayor concentración de sodio (64%) de la zona tatuada en comparación a la zona no tatuada.

Esto sugiere que no solo el ratio de sudoración se ve comprometido, sino que también la reabsorción de sodio se ve alterada. Por lo tanto, parece que los tatuajes interfieren en una respuesta normal de la sudoración corporal. Los autores también comentaron que éstos resultados no tienen que ver con la cantidad de tiempo que el tatuaje lleva hecho.

¿Cuál es, a efectos prácticos, la importancia de éstos descubrimientos? ¿deberían los atletas evitar tatuarse para mantener su habilidad de termorregulación? Probablemente sea demasiado temprano para sacar una conclusión cerrada al respecto. Y depende de varios factores. Como, por ejemplo, la cantidad de piel que esté cubierta con tatuajes. Por el momento lo que sí se puede decir es que todas las personas que estén pensando en cubrir una parte importante de su cuerpo con tatuajes deben ser conscientes de que esto puede alterar su capacidad de sudoración y, con ello, su capacidad de termorregulación. Inevitablemente esto podría afectar negativamente sobre el rendimiento, especialmente cuando las condiciones climatológicas sean adversas (altas temperaturas o humedad)

MUJER HIT

Rocío García Fernández

NRSport

+56962153044

Rocio_garcia_fernandez@hotmail.com