EN EL MES DE LA MUJER, TOMA LA DECISIÓN DE LIBERARTE

Hola!, este mes tenÍa planeado un post absolutamente distinto, sobre negocios, emprendimientos y sociedades, pero escuchando las noticias mientras escribía, recordÉ que marzo es el mes de la mujer y me pareció mejor dar una vuelta 180º y tratar algo distinto.

Les cuento que en el proceso de titulación, a diferencia de muchos futuros abogados, no hice la práctica en la Corporación de Asistencia Jurídica – CAJ - (entidad que vela por el acceso a asistencia jurídica a personas que no tienen ingresos suficientes para poder pagar a un abogado particular), sino que tuve la oportunidad de participar de un Centro de la Mujer, organismos dirigidos comunalmente, promovidos por el SERNAM y apoyados por las CAJ para poder asistir a mujeres que se ven agredidas en su entorno social, a través de apoyo profesional sicológico, social y jurídico.

Es posible que este post no tenga tantos detalles legales, pero de alguna forma esa experiencia me hizo ver lo relevantes que son esos espacios en las comunidades. Es común pensar que la violencia a la mujer se manifiesta con los golpes, pero la verdad es que, en mi experiencia, esa era la última manifestación de otros tipos de violencia, invisibles en el mundo físico pero más que dañinos en la moral e integridad de cualquier persona que las sufra.

Hoy la ley señala que una persona sufre violencia intrafamiliar cuando hay maltrato que afecte la vida o la integridad física o síquica de quien este o haya estado casado o en acuerdo de unión civil con el ofensor o entre convivientes; pariente por consanguinidad o por afinidad en toda la línea recta o en la colateral hasta el tercer grado inclusive del ofensor, su cónyuge o su actual conviviente, o bien, cuando esta conducta ocurre entre los padres de un hijo común, o sobre un menor de edad, adulto mayor o discapacitado que se encuentre bajo el cuidado o dependencia de cualquiera de los integrantes del grupo familiar.

Es importante destacar que el maltrato puede ser físico o síquico, y en este último caso, se considera el maltrato económico como un aspecto relevante de la violencia intrafamiliar, que en muchos casos es el ancla para que una mujer no salga del entorno de agresión.

De tal manera que si te ves en cualquiera de las situaciones descritas o lo ves en alguien cercano a tu, ya sea agresión económica, maltrato sicológico o daño físico de cualquier tipo, este grupo de profesionales interdisciplinario no solo te ayudará a denunciar la violencia y demandar divorcios, alimentos o cuidado personal de niños si es necesario, sino que también te podrán ayudar a salir del entorno agresivo, ayudándote a sanar las heridas emocionales, empoderarte nuevamente como mujer y surgir económicamente para dejar de depender de tu agresor.

Debo reconocer que la ley no siempre es lo eficiente que uno quisiera y en este caso lamentablemente la ley de violencia intrafamiliar no considera el caso del maltrato en el pololeo, pero eso no quiere decir que en un Centro de la Mujer no te puedan ayudar, porque la asesoría sicológica se puede obtener de igual modo y legalmente se pueden iniciar acciones penales por lesiones. No será lo mismo, pero denunciar siempre será mejor que quedarse callada.

En conclusión, mi mensaje para ustedes es no tener miedo a pedir ayuda. Esa ayuda esta ahí afuera, acércate a tu Municipalidad e infórmate! Yo lo que vi estando ahí es que el primer paso es el más difícil pero finalizado el proceso, he visto a mujeres brillando en todo su esplendor, felices de haber tomado la decisión de liberarse.

Aquí te dejo el link de SERNAM con los datos de los Centros de la Mujer a lo largo del país.

Un abrazo a todas las mujeres! Que tengan un feliz marzo!

MUJER HIT

María de los Ángeles Bennett

Abogada

bennetalvarado@icloud.com

20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo