TOMADA POR EL MACRAMÉ

Hay decisiones complejas y otras que son imposibles. En mi vida, complejo es decir en segundos cuál es mi plato preferido. Imposible fue decidir qué estudiar a los 18 años… Y 20, 22 y más.