TU MEDIA NARANJA

“Y vivieron felices para siempre…”

Esa frase de cada cuento de princesas que vimos o leímos cuando chicas nos ha tenido convencidas de que cuando encontremos nuestra media naranja, vamos a ser felices.

Me disculpará Don Walt Disney, pero ¡que ESTUPIDEZ más grande! ¿Qué es lo que habrán querido transmitirle a los niños? ¿Qué necesitaban a otra persona al lado para completar su “naranja”? ¿Qué en el momento que encuentren esa otra persona alcanzarán la felicidad? No tengo idea, la verdad no me lo explico.

Para encontrar tu media naranja, necesitarías solo ser la otra mitad de la naranja.

De partida, no hay solo una media naranja ni solo una persona en la vida para ti, hay distintas formas de amar, distintas conexiones, cada persona está o estuvo en tu vida por alguna razón y qué hermoso es poder compartir tu felicidad con esa persona es ese momento… Pero, ¿necesitas a esa persona para ser feliz? ¿Necesitas completar esa parte de tu naranja que te falta?

No te falta nada. Somos la naranja completa. Nuestro cuerpo, nuestra energía, nuestros sueños, nuestras pasiones, nuestras satisfacciones, nuestras penas, nuestros miedos, somos el pack completo. Somos capaces de vivir, sentir, resolver nuestros problemas, luchar por nuestros objetivos, somos amor y felicidad. Somos una. No la mitad.

Somos felices, así tal cual. Haciéndonos cargo de lo que tenemos, de lo que hemos aprendido y de todas las cosas que han pasado en nuestra vida para que podamos ser hoy la persona que somos. Mujeres fuertes y a la vez vulnerables, mujeres poderosas capaces de crear vida, alimentar el mundo. Hay tanto amor dentro de nosotros, que compartimos pedacitos de nuestro corazón para que salgan afuera y sean vidas nuevas, hay tanto amor dentro de nosotros que nos eligieron para regalarle nuestro cuerpo a alguien más, para compartir lo que comemos, lo que sentimos y lo que irradiamos.

No somos la mitad de la naranja, somos la naranja más que completa. No necesitamos buscar fuera lo que se nos rebalsa adentro. Somos íntegras, y felices.

Disfrutemos lo lindo que es compartir esa felicidad con alguien más, pero recordemos que la felicidad no está en otras cosas o en otras personas, está aquí, conmigo, siempre.

MUJER HIT

Maida Ramirez L.

Instructora y estudiante de Vinyasa Yoga

Chilena

maidaramirezl@gmail.com

@maidaramirezl

101 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo