"UNA LIBRERIA EN BERLIN": PERIPLO Y TESTIMONIOS EN TIEMPOS DE HORROR

Esta es un historia real, potente, contada en primera persona. Sabemos el final, pero no cómo sucede y eso, pese a que se pueda discutir sobre los recursos literarios utilizados y cómo está contada, te va atrapando.

“Una librería en Berlín”, como fue traducida al español, fue publicada a modo de memorias por Françoise Frenkel en 1945. Desde ahí no se supo más de este libro hasta que recientemente fue encontrado en una feria en Niza, Francia. Tras el hallazgo, la editorial Seix Barral decidió revivirlo con un prólogo del ganador del premio Nobel Patrick Modiano, en que profundiza en el misterio de la escritura, pérdida y aparición de este ejemplar y su autora.

El relato comienza cuando Frenkel, una mujer polaca de origen judío y con estudios realizados en París, abrió en 1921 una librería en Berlín con ediciones exclusivamente francesas. El ascenso del nazismo la obligó a cerrar su negocio y comenzar un periplo que la tuvo escapándose y refugiándose en los más variados lugares en Francia.

Aquí es donde realmente se moviliza y empieza el vértigo de la historia. Sin ninguna intención de adornar, dramatizar, en un tono más bien neutro y llamativamente templado, expone en orden cronológico una serie de hechos que, leídos así, impactan por su crudeza y, sobre todo, por la candidez, casi aceptación, de quien los está viviendo.

La historia está escrita desde Suiza. Para llegar ahí tuvo que, previamente, intentar cruzar ilegalmente y ser detenida; escapar por cosa de segundos a redadas contra judíos; disfrazarse para trasladarse de un refugio a otro; estar en la cárcel y a un llamado telefónico de ser deportada a un campo de concentración del que sabía que no iba a poder volver.

En esta historia también hay muestras de solidaridad, humanidad y humor en el horror. Redes de protección, camaradería, compasión y misterio sobre su protagonista: lo que no cuenta, lo que nunca se va a saber.

“Prefiero no conocer el rostro de Françoise Frenkel, ni las peripecias de su vida tras la guerra, ni la fecha de su muerte. De ese modo, su libro será siempre para mí la carta de una desconocida, olvidada en la lista de correos desde hace una eternidad y que parece que recibes por error, aunque tal vez eras en realidad su destinatario. La curiosa impresión que he experimentado al leer Una librería en Berlín ha sido como oír la voz de una persona cuya cara no se distingue en la penumbra y que te cuenta un episodio de su existencia”, concluye Patrick Modiano.

MUJER HIT

Libros a Ciegas

Dani Salas

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo