CÓMO COMPAGINAR VIAJES Y ENTRENAMIENTO

Como muy bien dice J.F. Alonso (escritor del diario ABC digital) “el cielo nunca está despejado”. Aproximadamente 11.000 aviones surcan los cielos cada minuto del día. Y si pensamos cuántos vuelos se producen durante un día completo estamos hablando de una cantidad que supera los 100.000. Y si pensamos en cuántos vuelos anuales hay, hablamos de 37,4 millones de vuelos en 2014.

Teniendo en cuenta lo anterior, es evidente que muchas personas viajan. Algunas por trabajo, viajan constantemente. Y muchas de estas personas tienen problemas a la hora de compatibilizar sus entrenamientos con los viajes.

Uno de los posibles causantes de estos problemas es que la calidad del sueño parece disminuir al estar fuera de casa. ¿Qué podemos hacer para contrarrestar esta situación? Al cambiar de entorno, debemos tratar de aumentar la cantidad de horas de sueño, de éste modo el posible descenso en la calidad no va a ser tan evidente.

Otro de los causantes es el “jet lag”, conocido estado de cansancio y ligera desorientación que se produce principalmente cuando el cambio de hora entre países es mucho o cuando realizamos varios viajes consecutivos.

La forma más efectiva para lidiar con el “jet lag” es ajustar nuestro ritmo circadiano (cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo aproximado de 24 horas y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo) a la hora del país de destino, antes de llegar a él. ¿Cómo hacer esto? La idea es ir modificando nuestro horario anticipando o retrasando un par de horas nuestro despertar y acostar, acercándonos de ésta manera a los horarios del país de destino. Realizar éste ajuste requiere planificación, conocimiento y disciplina por lo que puede ser poco práctico a pesar de ser ultra efectivo.

Una forma más sencilla de combatir el “jet lag” es evitar dormir durante el vuelo si volamos de día. Tratando de coordinar las horas de sueño con nuestro sitio de partida y llevar el ritmo que llevaríamos normalmente en nuestro país de origen. Durante el vuelo podemos seguir algunas indicaciones que nos pueden ayudar: evita el uso de dispositivos electrónicos; usa una almohada cómoda; ponte un antifaz para simular oscuridad; usa tapones de oído o audífonos; ponte ropa cómoda para fomentar la relajación.

Una vez que llegamos a nuestro destino, es importante tener en cuenta si hemos viajado en dirección este u oeste. En el caso de haber viajado dirección este, debe haber exposición solar durante la mañana y menos en la tarde. Y en el caso de haber viajado hacia el oeste, al contrario. Además, debes medir el uso de aparatos electrónicos antes de dormir.

Si llevamos a cabo éstas indicaciones el cansancio no se apoderará de nosotros y podremos compaginar perfectamente nuestros entrenamientos con los viajes.

¡Espero que ésta información les haya sido útil!

EXPERTO HIT

Nicolás Pickering

NRSport

25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo