YOGA PARA NIÑOS

Muchas de ustedes habrán asistido a una clase de yoga o han visto a otras practicando y posiblemente se han preguntado ¿Yoga para niños? ¿Y cómo es eso? ¿Cómo lo harán para mantener a los niños sentados, en silencio y tranquilos por tanto rato? “Es imposible que mi hijo participe en una clase, es demasiado inquieto”.

La verdad es que yo en un momento también tuve la inquietud de entender en qué consistía realmente una clase de yoga para niños, había practicado mindfulness con ellos, pero quería saber más, y así decidí convertirme en instructora de adultos, adolescentes y niños. Descubrí un mundo maravilloso y quiero compartirles mis conocimientos, pues me encantaría que más mamás supieran de esta linda herramienta para la vida, y así más y más niños pudieran inscribirse a estos cursos y talleres.

Antes de entrar en detalle, quiero destacar que el yoga no tiene nada que ver con religión. Si bien sus orígenes provienen del Oriente, cualquier persona puede practicarlo y llenarse de sus beneficios. Hay muchos prejuicios respecto a su práctica, pero solo se debe tener en claro que yoga es un encuentro personal, de aceptación y conexión. Es disfrutar de las bondades del cuerpo y de la expresión de las emociones.

La palabra yoga significa UNIÓN y su objetivo principal es poder lograr la unión de nuestro cuerpo, mente y espíritu encontrando equilibrio, tranquilidad y armonía. Conocer el cuerpo y expresarse a través de él. Algo en que podemos estar varias de acuerdo es que, en el mundo de hoy, nos identificamos más con la desconexión. Difícil o casi imposible es encontrar momentos de quietud y conciencia. Muchas nos quejamos de lo rápido que pasa el tiempo, de todo lo que corremos en el día, de la cantidad de ruidos y exigencias de nuestra sociedad y, a pesar de esto, tampoco le ponemos empeño a detenernos, porque si lo hacemos, rápidamente tomamos nuestro celular y nos distraemos conectándonos a las redes sociales, pasando el poco rato que tenemos para nosotras ahí. Al mismo tiempo, varias se quejan de las exigencias escolares, de las tareas, cantidad de pruebas, del ritmo de un colegio. Otras, agotadas se lamentan de lo acelerado de sus hijos, de los llamados de las profesoras o psicólogas comentando la inquietud que observan en él, déficit atencional, timidez, agresividad, poca tolerancia a la frustración u otras conductas de sus niños.

He aquí la motivación de escribir este artículo. Vivimos actualmente en un mundo exigente y rápido, y nosotras somos las encargadas de darles a nuestros niños las herramientas necesarias para que puedan vivir la vida de una manera agradable, entretenida y en armonía. Pensemos, ¿Le damos el espacio a los niños para que se conecten con su cuerpo y sus emociones? ¿Comparte mi hijo lo que siente con otros amigos? ¿Cómo está expresando sus emociones mi hijo? ¿En qué momento del día mi hijo se conecta con lo que le pasa o con lo que está viviendo?

Les aseguro que si disponemos más de estos momentos en la vida de ellos, muchos dejarán de lado esas conductas inexplicables que nos (y los) agotan, y más de alguno dejará de lado el Aradix o Ritalín, solo hay que darles la oportunidad y el yoga es una muy buena opción!

Yendo más al grano, me interesa en este texto poder describir simple y claramente dos cosas: En qué consiste una clase de yoga para niños y cuáles son sus beneficios. A partir de esa información, cada una podrá entender y reflexionar si es una buena alternativa para incorporar en sus vidas (en este momento o tal vez en otro, más adelante).

En qué consiste una clase de yoga para niños

Primero que todo, una clase de yoga de niños no es como la de los adultos. Por su esencia, no es posible tener a un niño 45 minutos sentado haciendo asanas (posturas) en completo silencio.

Como las cosas con los niños muchas veces son impredecibles, puede que una clase se logre comenzar con una meditación, pero hay veces en que llegan tan emocionados e inquietos que es mejor comenzar haciendo un juego o cantando una canción. El orden de cada momento dependerá del grupo y del ánimo con el que lleguen ese día.

Lo importante es saber que en ese tiempo de práctica los niños hacen un saludo como ritual inicial, repiten mantras y aprenden canciones, siguen con un calentamiento articular para preparar al cuerpo para el movimiento, pueden hacer una meditación, asanas en base a cuentos e historias, juegan con pranayamas (respiraciones) utilizando elementos concretos como plumas, remolinos, o lo que sea de la creatividad de la profesora; realizan actividades de expresión corporal como bailes, seguir distintos ritmos, mover el cuerpo libremente; crean historias, hacen juegos en equipo como asanas en parejas, de coordinación como caminar sin despegarse entre ellos, de confianza como caminar con los ojos cerrados siguiendo las instrucciones del otro.

Hay trabajo en equipo como armar mandalas grupales con distintos elementos, juegos para descubrir y poner atención los distintos sentidos, actividades de mindfulness, creaciones manuales y artísticas, masajes, relajaciones con aromaterapia y/o música, y momentos de conversación, reflexión, y silencio. Así, con un sinfín de actividades planificadas por la profesora o que surgen de ellos mismos, se van incorporando de manera transversal valores y conceptos claves como la confianza, el respeto, la escucha, la empatía, la compasión, la diversidad, la preocupación, la cooperación, conciencia por el otro y por el entorno, y muchísimos otros más.

En el momento de una clase de yoga se genera una instancia tan lúdica, entretenida y creativa que los niños disfrutan y agradecen por tener el espacio para hacerlo.

Cuáles son sus beneficios

Infinitos! Aquí un punteo de tan solo algunos…

  • - Ayuda en la concentración y focalización

  • - Desarrolla habilidades sociales

  • - Lo ayuda en su autoconocimiento

  • - Permite la expresión de emociones y desarrollo de su inteligencia emocional

  • - Desarrolla autocontrol

  • - Permite el conocimiento y control de su propio cuerpo

  • - Desarrolla autoestima y seguridad

  • - Practica su motricidad gruesa y mejora su postura

  • - Desarrolla fuerza, flexibilidad, coordinación y equilibrio

  • - Desarrolla su creatividad e imaginación

  • - Libera del estrés y ansiedad

  • - Beneficia su salud física y mental

Ahora que ya sabes una idea general sobre la clase de yoga para niños, espero haber despertado en ti las ganas de saber aún más y de vivir la experiencia con tus niños! Si quieres más información no dudes en ponerte en contacto conmigo. También, te dejo el dato un muy buen libro que encontré por ahí; “Yoga con niños” de Pablo Alonso. Un libro que como dice el autor “No busca que nadie consiga la iluminación…La propuesta del libro es jugar al yoga…No importa cuán flexible seas, ni si tienes o no supuestos dones para esto…Este humilde libro pretende compartir una experiencia. Pretende ser una invitación a que tengas la tuya propia”

Para cerrar les comparto una experiencia que tuve con un alumno. No fue en un contexto de clase de yoga, simplemente les conversaba acerca del poder de la respiración…

Una mamá me comenta: “Miss tengo que agradecerte mucho lo que le enseñaste a Francisco ayer. Hoy en la mañana me contó que en la noche había tenido muchas pesadillas y que pudo ganarle al miedo gracias a lo que le dijo la Miss Mane. Fue impresionante que no se fuera a mi cama porque casi todas las noches termina metido al medio…

Controlar las emociones desde el inhalar y exhalar, desde la conciencia. Según esto, ¿Cómo no mostrarles a los niños estas herramientas, que las tienen dentro de ellos y que solo falta que las descubran, y aprovechen sus beneficios?

MUJER HIT

Magdalena Izquierdo H.

Educadora de párvulos

Instructora de yoga adultos, niños y adolescentes

Fundadora de GLÜCK juegos+café

maneizquiero@gmail.com

@ninosfelicesmamasfelices

63 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo