EL YOGA Y LA ALIMENTACIÓN

La mayoría de las veces que el Yoga es tema de conversación, es también la comida. Para hacer Yoga, ¿Hay que ser vegetariano? Una de las preguntas más frecuentes.

Para hacer Yoga no necesitas nada más que tiempo y ganas. No necesitas cambiar nada de lo eres o de lo que haces, porque si hay algo que tiene que cambiar, con el tiempo te vas a dar cuenta de que los cambios van a empezar a pasar.

Recordemos que el Yoga es UNIÓN, y no pretende segmentar ni alejar a nadie, al contrario, todos pueden hacer Yoga, no hay normas de lo que tienes o no tienes que comer o hacer o decir. La práctica del Yoga te invita a aceptar y cuidar tu cuerpo tal cual es y sobre todo a QUERERLO. Y con esto, empiezan los dilemas de la alimentación, porque si tú QUIERES algo o a alguien, ¿Cómo no vas a querer lo mejor para él? ¿Cómo vas a hacerle algo que no le beneficie? Si te comes algo que te deja con un dolor de guata todo el día, muerta de sueño y que lo único que quieres es ir a dormir a tu casa en vez de seguir con tu día, claramente es algo que no te da energía, porque tu cuerpo está batallando contra eso para poder digerirlo, y usando todos sus refuerzos en vez de usarlos para funcionar normalmente.

Los alimentos son ENERGÍA, tal como nos enseñaban en biología en tercero básico, ¡no nos olvidemos! No hay reglas y cada cuerpo es diferente, no trates de seguir tendencias porque están de moda, escucha a tu cuerpo, date el tiempo de entender y de decidir por TI. Esas noches de miles de tragos y risas y de comérselo todo, no te dan tanta risa cuando a la mañana siguiente sientes que te pasó un camión por la cabeza, eso es tu cuerpo pidiéndote a gritos un poco más de cuidado y atención, rogándote que ese día te quedes en cama porque él está gastando toda su energía en recuperarse y no le da para nada más.

El Yoga no solo cambia tu cuerpo haciéndolo “más fuerte y más flexible”, sino que cambia tu mente y la percepción de las cosas. Te vas a dar cuenta de que efectivamente te da otra perspectiva y empiezas a tener una visión distinta, estás más consciente de lo que te hace bien a ti, de las cosas, alimentos y personas que te dan energía y las que no. Tienes algo que te hace sentir tan bien, algo que te apasiona, que te hace querer acostarte un poco más temprano y tomar más agüita la noche anterior para poder levantarte con más ganas, porque tu práctica te está esperando, porque tu cuerpo y tu mente tienen tantos desafíos y cosas por aprender.

No hay leyes ni normas de qué comer y qué no, eso sólo lo sabes TÚ, pero para saber hay que poner atención y para poner atención hay que darse el tiempo de escuchar.

MUJER HIT

Maida Ramírez L.

Instructora y estudiante de Vinyasa Yoga

Chilena

maidaramirezl@gmail.com

@maidaramirezl

148 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo