EL YOGA Y LA SEGURIDAD EN TI MISMA

Seguramente la seguridad es un tema que nos toca a todas, porque somos mujeres, y porque le buscamos la quinta pata al gato, porque, aunque lo tengamos todo, y seamos las más lindas del mundo, siempre quedan detalles pendientes, simplemente porque nuestra cabeza es una montaña rusa de emociones, sentimientos, imágenes, ideas y un sin fin de cosas bastante difíciles de ordenar.

Así que ordenémonos y empecemos por lo primero.

Como les había comentado en el primer post, el YOGA es para TODOS, y lo único que necesitas es tu cuerpo y tus ganas, dejar que tu mente sueñe y que tu cuerpo se atreva. Pensemos en cada vez que desenrollamos el mat, cada vez que vamos a empezar una práctica de yoga, ¿Qué necesito para empezar? Lo que tengo, exactamente lo que tengo aquí y ahora. ¿Qué necesito para que todo resulte? Dejar de esperar y empezar a hacer. Listo, eso es tu Yoga, lo que puedes hacer con lo que eres y lo que tienes en ese preciso momento, sin más expectativas ni fijaciones. ¿Alguien ha salido alguna vez enojada o frustrada de una clase de yoga? A veces si es frustrante no poder lograr una postura en su 100%, pero cuando pasa ese momento, y llegas al final, estás acostada en el suelo en Savasana (postura final), en tu relajación máxima, imaginándote cada centímetro de tu cuerpo por dentro, y dices: “lo di TODO, soy una crack, qué importa no poder abrirme de piernas, mira todas las cosas que SI pude hacer! No me la creo, mi cuerpo es lo máximo.”

Esto es otro de TUS logros en la práctica, además de todo lo que lograste físicamente, de tu esfuerzo y de tu trabajo, este es el mayor logro; es TU MENTE diciéndote que si puedes, que lo lograste, es tu mente amando tu cuerpo en su máxima expresión, es un cambio de switch en tu cabeza, en tu forma de ver las cosas, de reaccionar y sobretodo, en la forma de JUZGAR tu propio cuerpo.

La mayoría de las veces, la seguridad y la confianza que tenemos en nosotras mismas, depende la forma en que nos vemos, y esto es, la percepción que tiene nuestra mente de nuestro cuerpo. Generalmente las mujeres buscamos cambiar o “mejorar” nuestro cuerpo, para poder sentirnos bien, para poder sentirnos cómodas y seguras, pero no nos damos cuenta de que este trabajo físico TIENE que estar acompañado de un trabajo interno, porque si no es así, no importa cuánto te esfuerces, tu cabeza te la va a ganar de todas formas.

Ahora lo segundo, nuestro Yoga fuera del mat.

Alguna vez les ha pasado que un día se levantan, se miran al espejo, todo está OK, pero a la mañana siguiente, te miras y crees que subiste 5 kilos, o que ese pantalón de ayer ya no te queda bien, que tu pelo ya no te gusta, etc. ¿Realmente crees que eso pasó de un día para otro?? ¡NO! No es tu pantalón ni tu pelo, es TU CABEZA, diciéndote todas esas cosas y creando una percepción de ti y de tu cuerpo que hace que te amargues y que tu seguridad pase del cielo a la tierra. Ok, esto NO puede pasar. No dejes que tu cabeza te juegue así de sucio, eso no se hace.

Mírate al espejo, como si estuvieras en tu Savasana, visualizando cada parte de tu cuerpo por dentro y por fuera, y date cuenta de todo lo que tienes, de que cada cosa está ahí por algo, de que algunas tenemos más y otras menos, cada cuerpo es diferente, y es MÁGICO.

En serio, es mágico, yo todavía no logro explicarme que dentro de mi cuerpo algún día va a haber espacio y vida para que crezca un ser humano adentro!!! Es inentendible, supera todo lo que yo creía que mi cuerpo podía hacer. El cuerpo de una mujer es más superpoderoso que cualquier super héroe de la historia, es un misterio y es NUESTRO! ¿Se dan cuenta el regalo que tenemos? Dejemos de envidiar a los hombres porque pueden comerse el supermercado entero si quieren y seguir sin tener un gramo de grasa en su cuerpo, porque la naturaleza es más sabia que nosotros y hace que esa grasita de la mujer esté ahí por algo, porque eventualmente ese lugar va a ser una casa, acogedora y calentita para alguien más, alguien que necesita que tu cuides ese lugar, que lo trates bien, que lo trabajes día a día, y no sólo por ti, ni para que esos pantalones te queden bien, tu cuerpo es mágico, que no se te olvide.

Ahh… Qué suerte tenemos las mujeres! Qué lindas somos! Enfoquémonos en lo que si podemos hacer, en lo que tenemos, no en lo que nos falta y menos en lo que nos sobra. Quizás hay cosas que queremos cambiar o que queremos mejorar, pero HOY esto es lo que hay, esto es lo que tenemos y lo que somos, y es INCREÍBLE.

El Yoga es una práctica, y una práctica es algo que nunca termina, que siempre avanza, hay días buenos y otros no tan buenos, y es parte de la práctica aceptar estas cosas. El Yoga es una práctica de cuerpo, mente y espíritu, y cada una requiere un gran trabajo, requiere perseverancia, paciencia y CONFIANZA. No nos quedemos sólo en la práctica física, porque una no puede avanzar sin la otra.

Si hay algo que te molesta y que puedes cambiar, cámbialo. Pero si no haces nada para cambiarlo, deja de quejarte y de juzgar, acéptalo, admíralo y ámalo así tal cual, porque nadie está esperando que seas perfecta, solo que seas TÚ.

MUJER HIT

Maida Ramírez L.

Instructora y estudiante de Vinyasa Yoga

Chilena

maidaramirezl@gmail.com

@maidaramirezl

242 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo